RSS
Entradas
Comentarios

Librería Fuentetaja en Madrid

Hoy os quiero presentar un emblemático lugar, uno de esos lugares con un encanto especial, un pequeño rincón en este inmenso Madrid que me vio nacer. Se trata de la librería Fuentetaja, desde hace unos meses reconvertida en librería-café.

Tras más de 50 años de actividad prácticamente ininterrumpida, la librería Fuentetaja iniciaba en diciembre pasado una nueva etapa que pretende situarla como un referente en el sector de las librerías independientes de Madrid.

Fue inaugurada en el año 1959. Durante los duros años del régimen franquista, su fundador, Jesús Ayuso, se hizo con una clientela de intelectuales y estudiantes revolucionarios a los que vendía los libros «prohibidos» por la dictadura (Marx, Lenin, Neruda, o Simone de Beauvoir), y que no podían encontrarse en otras librerías.

Lienzo de la librería en la época de su inauguración allá por el año 1959

Lienzo de la librería en la época de su inauguración allá por el año 1959

Ubicada desde sus inicios en el número 48 de la céntrica calle de San Bernardo, se vio obligada hace unos años a buscar un nuevo espacio donde seguir ofreciendo al público sus libros. En el año 2007, el inmueble que hasta ese momento había sido la sede de esta librería, un edificio que databa del siglo XVII o XVIII, daba claras muestras de deterioro y era declarado en ruinas. La librería Fuentetaja se veía obligada a cerrar sus puertas y buscar un nuevo emplazamiento.

El edificio de la calle San Bernardo 48 fue declarado en ruinas en el año 2007

El edificio de la calle San Bernardo 48 fue declarado en ruinas en el año 2007

Pero en ese momento tan difícil, la diosa fortuna quiso sonreírla, y justo enfrente, en el número 35 de la misma calle, Jesús Ayuso encontraría el local idóneo para la nueva ubicación de la librería. Meses más tarde abría de nuevo sus puertas al público.

Tras un breve período de actividad, durante el que tuvo que enfrentarse a algún que otro problema de tipo laboral, a finales del año pasado cerraba de nuevo sus puertas para acometer obras de reforma en el local.

El 11 de diciembre de 2009 la mítica librería era inaugurada con un nuevo “look” y se convertía en un café literario, añadiendo a su clásica oferta de libros un café-restaurante y una zona para actividades artísticas y culturales. Un nuevo concepto de librería que busca encontrar un hueco en los nuevos tiempos que corren, un espacio vanguardista situado en el corazón de Madrid. Según el propio Jesús Ayuso, “Fuentetaja desea mantener los valores tradicionales de la librería, cercanía, especialización y fondo, añadiendo nuevos servicios y tecnologías que atraigan a un público nuevo”.

Espacio dedicado a la venta de libros en la actual librería

Espacio dedicado a la venta de libros en la actual librería

El nuevo espacio cuenta con tres zonas. En la planta principal, a pie de calle, se sitúa la librería tradicional con una gran diversidad de libros perfectamente organizados. En el sótano encontramos el Espacio Fuentetaja, una estructura con forma de cueva donde se celebran exposiciones, tertulias, presentaciones de libros, y otras actividades culturales. Y por último el Café-Bristó Max Estrella, un café-restaurante decorado con aires modernos y en el que impera un ambiente literario, donde se puede charlar tranquilamente mientras se disfruta de una comida o simplemente de un café, un refrigerio, o una copa.

El concepto “Bristó”, nombre que ha adoptado uno de los espacios de esta nueva librería, nació en Francia, más concretamente en París. Se trataba de una taberna, un lugar popular, donde se servía vino y que por lo general gozaba de mala fama. A lo largo del siglo XX, el turismo lo fue convirtiendo en un punto de referencia del modo de vida parisino, y actualmente toman este nombre los pequeños establecimientos donde se sirven bebidas alcohólicas, café, quesos y otras bebidas, y donde además se sirven comidas a precios económicos.

Fachada actual tras la última remodelación

Fachada actual tras la última remodelación

En definitiva, un lugar que merece la pena ver y “catar” y que os recomiendo a todos, desde los turistas que venís a perderos un día por Madrid hasta los que tenéis, o mejor dicho, tenemos, el placer de vivir en esta ciudad. ¡Qué lo disfrutéis!

Os dejo un enlace a su página web por si queréis saber algo más.