RSS
Entradas
Comentarios

Lo que el viento se llevó. Margaret Michell

Lo que el viento se llevó. Margaret Mitchell

(Ver ficha técnica)

Lo que el viento se llevó, es un retrato romántico de la vida en el Sur de Estados Unidos durante la guerra de Secesión americana. Una rica joven sureña, Scarlett O`Hara, está enamorada de Ashley Wilkes, pero al hacerse oficial el compromiso de éste con su prima Melanie Hamilton, Scarlett, por despecho, aceptará la proposición de matrimonio de Charles, el hermano de Melanie. Poco después se declarará la guerra y los hombres partirán al frente. Rhett Butler, un caballero de dudosa reputación que se mantiene al margen de la contienda, entrará a formar parte en su vida. Al finalizar la guerra, Scarlett habrá enviudado, vivirá en la miseria, y Rett Butler, quien ha logrado amasar una gran fortuna a costa de la guerra, tratará de seducirla.

Esta novela, todo un símbolo de la literatura de los Estados Unidos, fue publicada por primera vez en junio de 1936, consiguiendo, junto con su autora, el premio Pulitzer un año después, en 1937. Ha sido traducida a 27 idiomas y es uno de los libros más vendidos de la historia, superando al día de la fecha la nada despreciable cifra de 28 millones de ejemplares vendidos.

Todo ello está perfectamente justificado, puesto que, a mi juicio, se trata de una excelente novela. Aborda temas como las relaciones sentimentales, la esclavitud, los dramas humanos que ocasiona una guerra, las costumbres de una época… y todo ello en un marco histórico perfectamente definido. Pero en su conjunto va más allá, construye con una trama compleja una historia que hace que sea algo más que una novela romántica, costumbrista o histórica.

La acción se desarrolla en el Sur de los Estados Unidos de mediados del siglo XIX, justo antes de comenzar la guerra de Secesión, y nos llevará hasta unos diez años después de su finalización. A través de los ojos de Scarlett, miembro de la adinerada familia O’Hara propietaria de Tara, una plantación de algodón, el lector asistirá a una historia de amor y desamor entre los personajes principales de la novela y en torno a la cual gira toda la historia. Pero también será partícipe de la plácida vida de la sociedad sureña de antes de la guerra, del inicio de la misma, de las situaciones que provocan el conflicto bélico y las desgracias que conlleva, del fin de la esclavitud, del derrumbamiento de la sociedad sureña, de las penurias de la posguerra y de los intentos de un pueblo derrotado por reorganizar sus vidas.

El Sitio de Atlanta, del pintor Thure de Thulstrup.jpg

El Sitio de Atlanta, del pintor Thure de Thulstrup

La autora nos presenta una sociedad sureña un tanto idealizada, de nobles damas y leales caballeros, donde el trato a los esclavos se basa en una relación apacible y cordial, en buena armonía, donde la raza negra es claramente inferior y necesita de los amos blancos para que les guíen y orienten, asumiendo ambos su papel con absoluta normalidad. Un aire nostálgico impregna la caída de esta idílica sociedad, pero claro, hay que tener en cuenta que Margaret Mitchell, su autora, nació y murió en Atlanta, la ciudad en la que se desarrolla la historia de su libro, y es fácil entender que esté influenciada por esta circunstancia. Algunos sectores han llegado a tachar la novela de racista, generando con ello cierta polémica al respecto.

Me llamó la atención, además de la calidad narrativa, la magistral descripción que la autora logra hacer tanto de personajes como de situaciones. En el caso de los personajes, no me refiero tanto al aspecto físico, sino más bien al moral, a su forma de ser y pensar. Le da a cada uno de ellos un “punto” que permite al lector adentrarse en su interior y lograr con ello una aproximación y un entendimiento con el personaje fuera de lo normal. Su narrativa en este aspecto me ha parecido algo extraordinario.

A pesar de su tamaño, cerca de mil páginas, su lectura resulta muy fluida y amena y por tanto no se hace pesada en ningún momento. Su ritmo es bastante rápido, aunque a veces baja un poco esa intensidad cuando la autora deja de narrar acontecimientos y se entretiene en darnos detalles de pensamientos o sentimientos.

En definitiva, una obra magistral que no dudo ni un solo instante en recomendar a todos aquellos lectores que aún no hayan disfrutado con su lectura. Nota máxima para ella: un cinco sobre cinco.

Por supuesto, y como supongo que ya todos sabréis, esta obra fue adaptada al cine obteniendo un éxito más que arrollador, tanto o más que la propia novela, convirtiéndose en uno de los largometrajes mas famosos de todos los tiempos. Con guión del Sydney Howard, dirigida por Victor Fleming, y una duración de cuatro horas, esta producción fue nominada a trece Oscars, obteniendo finalmente ocho de ellos: mejor película, mejor director, mejor actriz, mejor actriz de reparto, mejor guión adaptado, mejor dirección de arte, mejor fotografía, y mejor montaje. Además fue galardonada con una estatuilla honorífica por el sobresaliente uso del color, obteniendo también un premio especial de la Academia por los logros técnicos obtenidos.

 Vivien Leigh y Clark Gable dan vida a Scarlett y Reth

Vivien Leigh y Clark Gable dan vida a Scarlett y Reth

Llamó mucho la atención en su momento que Clark Gable no ganara el Óscar al mejor actor, y que Olivia de Havilland tampoco lo hiciera a la mejor actriz secundaria, galardón éste que recayó sobre la actriz Hattie McDaniel, la entrañable Mammy, que se convirtió de esta manera en la primera ganadora de un Óscar de raza negra.

Scarlett y Mamy en una secuencia de la película

Scarlett y Mamy en una secuencia de la película

Su rodaje duró 140 días y se estrenó en diciembre de 1939. Fue la película más cara hasta ese momento, con un presupuesto de 4,25 millones de dólares. Un extraordinario elenco de actores y actrices dieron vida a los personajes de esta historia, entre los que caben destacar Vivien Leigh, Clark Gable, Olivia de Havilland, Leslie Howard, y Hattie MacDaniel.

Sobre la autora: