RSS
Entradas
Comentarios

Agosto. Verano. Vacaciones. Tiempo libre para decicarlo a la lectura, ahhhh. que placer. Cogemos la maleta y la llenamos con lo imprescindible; bañador, crema solar y un buen montón de libros.

Si no sabéis que lecturas pueden acompañaros este verano en vuestras vacaciones estivales, dejadme ejercer de maître y escuchad algunas de mis recomendaciones. Os propongo una lista de 10 libros, todos ellos de distinto tipo, para que tengáis donde elegir.

1.- Una novedad editorial: Vamos a leernos un libro recien editado, para asegurarnos la novedad y tener tema de conversación el cualquier reunión de amigos.

El Asedio, de Arturo Pérez-Reverte

Cádiz, 1812. Una ciudad fascinante, liberal y culta, abierta al mundo, pero arrasada por la Guerra de lndependencia. La historia de varios personajes y una ciudad donde, a modo de piezas de ajedrez sobre un tablero peligroso, todos esos hilos se relacionan entre sí. No es una novela histórica ni sobre la guerra de Independencia. Es Asedio una novela llena de peripecias; hay un enigma central de tipo científico, un desafío que planea por toda la historia. Transcurre en el Cádiz del asedio francés, pero es una novela de personajes, de varios personajes con distintas historias cuyas vidas se van cruzando y cuyas actitudes y conflictos enlazan directamente con ahora.

2.- Un libro clásico: Un libro sobre el que no pase el tiempo, uno de los imprescindibles que todo buen bibliómano debe tener marcado con una muesca en su culata.

Ulises, de James Joyce

Esta es la crónica de un día en la vida de Leopold Bloom, de su mujer Molly y del joven Stephen Dedalus en la ciudad de Dublín. Con la descripción de la odisea interior de estas vidas insignificantes, el genio de James Joyce convirtió la prosaica y vulgar epopeya del hombre de nuestro tiempo en una obra inmortal. Al descubrir una nueva dimensión de la existencia humana, Joyce ha conmocionado con esta obra innovadora la literatura del siglo XX.

3.- Un libro de aventuras: En verano es cuando más apetecen las novelas ligeritas, de aventuras, héroes y villanos. Libros que me hagan disfrutar sin tener que pensar mucho entre chapuzón y chapuzón.

Garoé, de Alberto Vázquez-Figueroa

El general Gonzalo Baeza, un firme defensor de los derechos de los nativos, recibe de manos de su viejo amigo monseñor Alejandro Cazorla una misiva real en la que se le ofrece un importante cargo como gobernador de la isla de El Hierro. La intención de la Corona es acabar con la esclavitud y restablecer la justicia en el archipiélago, pero Baeza, inexplicablemente, rechaza el ofrecimiento, cuyos motivos se remontan a años atrás y porque regresar a la isla significaría retornar a un lugar y un pasado que Baeza lleva años intentando olvidar. – Leer la reseña.

4.- Un libro de terror: Esas noches calurosas de insomnio son las más adecuadas para embarcarse en la lectura de un libro de terror. A pasar miedo toca…

Los caminantes, de Carlos Sisí

Nadie sabía cómo había empezado todo, exactamente. El mundo se había desestabilizado mucho antes de que ningún científico hubiese podido dar alguna explicación. Ningún programa de televisión aguantó el tiempo suficiente como para teorizar sobre el problema. Al principio podías verlo en la televisión. Hablaban sobre ello – muy poco al principio, pero luego cada vez más; en la televisión basura de la noche, en los programas nocturnos líderes de audiencia, hasta que ya no se hablaba de otra cosa y la noticia del año lo inundaba todo. – Leer la reseña.

5.- Una comedia: Tampoco es cuestión de sufrir todo el rato. El verano es tiempo de pasarlo bien y echar unas risas. Con una comedia aseguraremos el buen humor estival.

La conjura de los necios, de John Kennedy-Toole

El protagonista de esta novela es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamerciana: Ignatius Reilly -una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y santo Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona-, que a los treinta años aún vive con su estrafalaria madre, está ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de «teologia geometría» como de «decencia y buen gusto»; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada. – Leer la reseña.

6.- Un libro romántico: Amores veraniegos… ¿que decir de ellos?. El verano es también tiempo para el amor, y una buena historia romántica siempre es de agradecer.

Edad prohibida, de Torcuato Luca de Tena

El doloroso descubrimiento de sí mismo es para el adolescente un drama más hondo, si cabe, que el descubrimiento de cuanto le rodea, porque por primera vez se siente protagonista y creador de una novela, que es la suya y que no le gusta. Los personajes de esta obra son niños, son adolescentes, son hombres y mujeres que estrenan la angustia y la alegría de la primera ilusión, el primer desengaño.

7.- Un libro histórico: Vamos a disfrutar metiendonos en la lectura de los actos que llevaron a cabo las gentes del pasado, viajando a lugares y tiempos lejanos.

Tartesos, un reino soñado, de Jaime Alvar

Tartesos agoniza en la etapa final de su existencia. Los nobles, inmersos en conflictos fratricidas, luchan por conseguir el poder en el reino de la plata e imponer una monarquía hereditaria. La avaricia, las conspiraciones, la violencia y las batallas constituyen el escenario en el que madura un joven guerrero que despierta horrorizado al mundo de los adultos, el de la traición, las pasiones y el honor. Sólo Argantonio, tras un largo periplo, logrará unir a todos bajo un mismo cetro.  Tartesos, un reino mítico. Argantonio, su rey legendario. El catedrático Jaime Alvar recrea en esta novela los acontecimientos que pudieron marcar el devenir de la Península Ibérica a finales del siglo VII antes de Cristo.

8.- Un best-seller: Relajemonos un poco y sumerjámosnos en la literatura comercial si es que no lo hemos hecho a lo largo del año. Nos gusta la «Nouvelle Cuisine» y la cocina de autor, pero a veces el cuerpo te pide un BigMac o una pizza, ¿verdad?.

Trilogía Millenium, de Stieg Larsson

Que decir de la trilogía de Larsson. Es archiconocida. Compuesta por Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidon de gasolina y La reina del palacio de las corrientes de aire, conforman un éxito literario de la literatura sueca sin precedentes. Característicos por sus extraños títulos y sus portadas bizarras, la trilogía de Larsson nos adentrará en un mundo de misterio donde nada es lo que parece, y el pasado se mezclará con el presente continuamente en la bida de nuestra protagonista, Lisbeth Salander. – Leer las reseñas.

9.- Un premiado del año: Vamos a darle una oportunidad a alguno de los libros premiados a lo largo del año. Dejémonos guiar así por los críticos y veamos que es lo que consideran digno de mención los entendidos.

Lo que esconde tu nombre, de Clara Sánchez, premio Nadal 2010.

Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es también, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redención de la culpa. Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los días intentando aplazar la decisión de qué hacer con su vida. En la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la solución a los problemas de Sandra.  Julián, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un día Julián aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra sólo le suenan por alguna película o algún documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Julián le parece a Sandra descabellado, empezará a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia está poniendo su vida en peligro.

10.- Una relectura: Siempre es agradable volver a leer ese libro que te encantó años atrás, disfrutando más si cabe de su relectura. En este caso, cada uno deberá escoger aquél libro del pasado que le proporciónó un buen rato, en mi caso…

El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien

Tres anillos para los reyes elfos bajo el cielo.
Siete para los señores enanos en casas de piedra.
Nueve para los hombres mortales condenados a morir.
Uno para el Señor oscuro, sobre el trono oscuro
en la tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la tierra de Mordor donde se extienden las sombras
Leer las reseñas