RSS
Entradas
Comentarios

Giovanni Guareschi

Giovanni Guareschi

El 22 de junio de 1968 moría el escritor italiano Giovanni Guareschi.

Dibujante, periodista y escritor humorístico, Giovannino Oliviero Giuseppe Guareschi nació en Parma, en la localidad de Fontanelle de la Roccabianca, el día 1 de mayo de 1908, en el seno de una familia de clase media. Su madre era maestra y su padre comerciante. Cuando contaba 18 años tuvo que abandonar los estudios debido a graves problemas económicos familiares.

Giovanni busca trabajo y ejerce todo tipo de empleos precarios, hasta que consigue trabajar como colaborador de un periódico local. Poco a poco, consigue introducirse en la profesión y en 1929 es nombrado editor de la revista “Corriere Emiliano” y en 1936, trabaja para la editorial Rizzoli como editor jefe de la publicación de humor “Bertholdo”.

En 1940 se casa con Ennia Pallini, a quien conoció en 1933 y que sería su “preciosa compañera” para toda la vida. Ennia, rebautizada literariamente como Margherita, sería protagonista de muchas de sus columnas periodísticas autobiográficas.

Años más tarde se independizaría y junto con su amigo Giovanni Mosca, fundaría el semanal “Cándido”, que se publicaría bajo su dirección durante 16 años. Abandonó la revista y su dirección en 1962, debido a un infarto de miocardio que le dañó gravemente la salud.
No obstante, tras la desaparición de la revista seguiría colaborando con otras importantes publicaciones.

Giovanni Guareschi fue crítico con todos los asuntos que pensaba que merecían un reproche público. Durante la Segunda Guerra Mundial fue muy crítico con Benito Mussolini hasta el punto de que tuvo que enrolarse en el ejército para evitar problemas con las autoridades, pero al terminar la guerra estuvo en un campo de concentración polaco.

Entre su obra se puede destacar “Diario Clandestino”, “El destino se llama Clotilde” y “La escopeta de Milán”, además de sus artículos periodísticos y, por supuesto, los libros protagonizados por Don Camilo, tres publicados en vida y cinco de manera póstuma.

A pesar de que escribió muchas obras, fue por este personaje Don Camilo, un párroco de pueblo (Brescello, en el norte de Italia) que solía hablar con el Cristo que estaba en el altar de su iglesia, por lo que se procuró gran fama.

Este cura y su adversario, el alcalde comunista Peppone, consiguieron un éxito de público que prácticamente anuló el resto de su obra. A la popularidad y difusión del personaje ayudaron una serie de películas protagonizadas por dos artistas cómicos muy conocidos en Italia: Fernandel y Gino Cervi.

Fernandel en una de sus interpretaciones del párroco Don Camilo.

Fernandel en una de sus interpretaciones del párroco Don Camilo.

De ideales monárquicos, anticomunistas y cristianos, su crítica beligerancia, especialmente con las autoridades de la Democracia Cristiana Italiana a quienes acusó de haber abandonado sus principios, le llevó a cumplir una condena por difamación de más de 400 días en prisión y otros seis meses de libertad condicional. Se atrevía con importantes personalidades, ministros e incluso el mismo presidente de la República. Nunca quiso pedir el indulto pues, coherente con sus ideas, pensaba que había sido encarcelado injustamente.

Un segundo infarto cardiaco le traería la muerte el 22 de julio de 1968, en la localidad italiana de Cervia. Guareschi descansa en el pequeño cementerio de Roncole Verde, en esta localidad. El día de sus funeral la bandera italiana con el escudo real lo acompañó hasta su última morada.