RSS
Entradas
Comentarios

Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.

Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.

 

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Principios del siglo XIX. La señora Dashwood enviuda y se queda sola con 3 hijas casaderas, bueno, lo que en aquella época se llamaba casaderas: 19, 17 y 13 años.

Todo el patrimonio del padre, que sin ser millonario estaba bien posicionado económicamente, pasa a manos del hijo mayor que tuvo en un anterior matrimonio (ya se sabe, toda la herencia, poca o mucha, al primogénito varón) y, a pesar de que en su lecho de muerte el padre le ruega encarecidamente que se ocupe de que a su madrastra y a sus hermanas no les falte de nada, la nuera, la ambiciosa mujer de este hijo, se encargará de que les dé lo menos posible (por no decir nada), no vaya a ser que luego les falte a ellos.

A partir de esta situación se nos presenta toda la trama. La cuatro mujeres deben vivir poco menos que de la caridad de la familia. De la rama materna, claro.

La novela nos cuenta la historia de las dos hermanas mayores. Dos hermanas muy diferentes, la mayor es la razón y la segunda el sentimiento, tal y como reza el título. Dos hermanas que deben buscar marido a toda prisa, y no cualquier marido, sino uno lo mejor posicionado económicamente posible. Pero ellas, además, necesitan amor. Esto será su dicha y su desgracia. Su fuerte personalidad, su manera de enfrentarse a la hipocresía reinante, su autoestima y su amor propio, deberán someterse a las fuertes convenciones sociales. Deberán reprimir sus deseos, sumisa, pacientemente, a la espera de que un hombre quiera interesarse por ellas. Y que haya suerte y ese hombre sea el que ellas quieren.

Estas dos hermanas de caracteres tan opuestos, vivirán las mismas situaciones desde puntos de vista muy diferentes, sentirán sus amores con posiciones encontradas, pero por encima de todo está el amor que sienten la una por la otra, que prima sobre cualquier otra circunstancia.

La viuda Dahswood y sus tres hijas.

La viuda Dahswood y sus tres hijas.

Es una historia romántica cien por cien que, además, nos presenta un análisis bastante completo de las costumbres tan rígidas de la época, los convencionalismos, la situación de la mujer en la sociedad de esos años y las relaciones que podían establecerse entonces, ya sean amistosas, amorosas o de vecindad.

La acción transcurre con bastante placidez, sin grandes sobresaltos, sin situaciones tensas o emociones demasiado intensas. Quiero decir que es una novela romántica de las que no te hacen llorar de emoción, pena o alegría. Es simplemente bonita, o incluso muy bonita, aunque en mi memoria la recordaba como maravillosa. Es lo que tiene leer libros con veinte años y ganas de ser la protagonista de estas historias románticas.

Las dos parejas protagonistas.

Las dos parejas protagonistas.

La versión para el cine me gustó más que el libro, que no quiere decir que no me haya gustado, que me lo he leído de un tirón, pero la película te hace vivir estos sentimientos un poco más intensamente. La versión que yo conozco, la del director Ang Lee de 1995, cuenta con la impagable ayuda de la magnifica interpretación de Emma Thompson, a quien acompaña Kate Winslet, Hugh Grant y Alan Rickman, todos a cual mejor, lo que creo que hace que la película suba unos cuantos enteros sobre el libro. Y ésta no suele ser mi opinión generalizada.