RSS
Entradas
Comentarios

Voyager I: El último viaje. Alberto López González

Voyager I: El último viaje. Alberto López González

(Ver ficha técnica)

Yo calificaría “Voyager I: El último viaje” como una excelente novela. Tiene un ritmo trepidante que te lleva, sin apenas darte cuenta, hacia un sorprendente final. Un final de esos que te obligan a pensar, de los que necesitas releer algunos pasajes para entender su complejidad.

El libro, según nos confesaba su autor en una entrevista concedida hace unos días a este blog, está “inspirado” en el viaje de la sonda espacial Voyager I, que fue lanzada al espacio el 5 de septiembre de 1977 con un disco de oro adosado a su fuselaje,  conteniendo éste el primer mensaje que el ser humano, de forma consciente, ha enviado al espacio exterior, y de la que hoy en día se sigue recibiendo información. Pero sólo es eso, “fuente de inspiración”, porque a partir de la página 4 ó 5 ya queda claro que se trata de una novela de ciencia-ficción.

Sonda Voyager I, lanzada al espacio en 1977

Sonda Voyager I, lanzada al espacio en 1977

Según lo previsto, La Voyager I sale del sistema solar, pero inexplicablemente al poco tiempo se pierde la comunicación con ella. Un año después de recibir la última transmisión se recupera el contacto. La sonda está regresando a La Tierra y trae consigo un extraño mensaje. Treinta años después, la nave espacial Unión, tripulada por diez personas de diferentes razas y nacionalidades, y equipada con los más sofisticados adelantos tecnológicos, se encuentra en el espacio rumbo a un punto desconocido, el marcado por unas coordenadas que la Voyayer I indicaba en aquel extraño mensaje.

Al igual que en su primer libro, Proyecto #194, sorprende la sencillez del lenguaje utilizado, muy claro, directo, sin rodeos, no extendiéndose en exceso con las descripciones, pero dejando todos los cabos atados, y bien atados. Y es precisamente esa forma de escribir la que hace que su lectura sea rápida y fluida, y al mismo tiempo le dé ritmo a la acción.

Dibujo de Escher al que se hace mención en el libro en varias ocasiones

Dibujo de Escher al que se hace mención en el libro en varias ocasiones

Ya he dicho por aquí en alguna ocasión que, a mi juicio, la sencillez no está reñida ni mucho menos con la calidad, incluso diría, sin menospreciar otras formas de escritura, que puede llegar a tener más mérito. A mí, particularmente, este tipo de lenguaje, de prosa sencilla, es posiblemente el que más me gusta.

En resumen, un magnífico libro que no he dudado en calificarle con la máxima puntuación que damos en este blog (cinco antifaces). Creo, si no estoy confundido, que es el primer cinco sobre cinco que doy desde que utilizamos este sistema de puntuación. Desde aquí os animo a que lo leáis, estoy seguro que no os defraudará.

Felicidades Alberto por tan estupenda novela con la que has obsequiado a tus lectores. Te deseo mucho éxito, y espero que pronto alguna editorial se dé cuenta de tu potencial como escritor.

 

  • Alberto López González, nació en el año 1974 en Segovia (España) . Es ingeniero de telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, y un gran aficionado a los juegos de ingenio y matemáticos. Asegura que siempre le han apasionado los posibles retos que la ciencia y la sociedad puedan encontrarse en un futuro próximo. Autor de varios relatos cortos, “Proyecto #194″ (2008), finalista en el I concurso Bubok de literatura,  fue su primera incursión en la novela larga de ficción, a la que siguió “Voyager I: el último viaje” (2010) que hoy se reseña aquí.

 

Puedes comprar este libro o descargártelo en formato digital en

www.historiasdehojalata.com

www.bubok.com

 

También puede interesarte...

3 respuestas a “RESEÑA: Voyager I: El último viaje, de Alberto López González”

  1. César dice:

    Esta aun no la he leído, pero Proyecto 194 me gusto un montón. Pasaré por tu casa a sustraértelo subrepticiamente, ¿eh Jesús?…

  2. Jesús dice:

    César, a tu disposición está. Cuando quieras te pasas por casa y te LO DEJO.

  3. Libro lector dice:

    Pués he descubierto el libro ahora por casualidad, después de leerlo he pensado que le hace falta una segunda parte, se dejan bastantes cabos sueltos, muchos más de los que se puede pensar debido a los bucles temporales.
    Yo también le haré una reseña en mi blog, es una pena que autores que pueden dar mucho placer a los lectores pasen desapercibidos porque no se les hace la publicidad que merecen.