RSS
Entradas
Comentarios

El prisionero de Zenda, Anthony Hope.

El prisionero de Zenda, Anthony Hope.

Flojo, pero flojo, flojo. Menuda decepción. No es que esperase una obra maestra de la literatura en un libro de capa y espada, pero no se acerca a los clásicos de Dumas pero ni a años luz, a pezar de lo conocido del título. Este no debe salir de la zona de “juvenil” de la biblioteca ni para visitar a sus parientes.

El argumento de la obra es el siguiente. Un noble de provincias, descendiente de un desliz bastardil del rey de Ruritania, decide visitar el pais de origen de su regio antecesor pasando una temporada sabática. Una vez allí, topa por casualidad con el actual principe heredero y descubren que son como dos gotas de agua. Al principe le hace mucha gracia, y junto a su nuevo amigo y con un par de cortesanos que estaban de caza con él, se van a celebrar el feliz encuentro.

Al día siguiente, el principe tiene una resaca de espanto producida por el tremendo pedal que se agarró la noche anterior, pero tiene un compromiso ineludible al que no puede faltar, y los dos cortesanos, deciden que Rudolf, el clon del principe, le sustituya en el acto social, y allí parten los tres.

Al volver del compromiso, descubren que el verdadero principe ha sido secuestrado, y que su hermano planea asesinarlo para impedir su coronación. No les queda más remedio que seguir con la charada, para evitar que el malvado se salga con sus planes, mientras planean como rescatar al verdadero principe de las mazmorras de la fortaleza de Zenda.

También puede interesarte...

8 respuestas a “RESEÑA: El prisionero de Zenda, de Anthony Hope”

  1. Chofi dice:

    Jooo! ese libro lo leí yo cuando tenía como 11 años…lo que no fue hace tanto tanto tiempo como puedas creer, pero lo suficiente para haberme olvidado de él por completo.
    Recuerdo que me gustó, pero no lo volvería a leer…el argumento era muy obvio y no tenía mucho peso ni dramático ni de contenido. ¿A quién se le ocurrió compararlo con Dumas?

    Saludos!

  2. César dice:

    Hombre, no es que quisiera compararlo con Dumas. Me refería a que El prisionero de Zenda, como nombre suena tanto como El Conde de Montecristo, aunque las obras no sean comparables. Que desde luego, no lo son.

  3. korvec dice:

    Pues mira que la obra es conocida y ha dado para muchos homenajes en series (típico episodio en el que el prota debe aprovechar su parecido para suplantar a autoridad) y incluso para la película “Kagemusha” de Kurosawa.

    Saludotes

  4. @scen dice:

    Yo tampoco recuerdo mucho de la novela debido a los muchos años que hace que la leí pero, como a Chofi, me gustó mucho. Eso sí lo recuerdo.
    Quizá es que como tú dices es una novela juvenil y yo por aquel entonces era joven. Cuando somos jóvenes este tipo de novelas nos parecen muy buenas, pero de una manera absoluta. No es aquello de “¡Qué buenas son para nosotros que tenemos esta edad!”, por eso las recordamos como grandes novelas y años más tarde nos decepcionan.

    ¡Vaya!. ¡Cuanta filosofía encierran mis palabras!. :)

  5. lola dice:

    oigan no pueden darme una pagina donde este toda la novela esque no encuentro ninguna y no se donde vensan libros.

  6. César dice:

    Lola, a pesar de que yo creo que ya han vencido los derechos de autor de esta obra, y sea completamente legal descargarla de Internet, donde esté el libro “físico”, para mi gusto, que se quiten los pdfs. ;)

    En el enlace de La Casa del Libro que tienes tras la reseña, puedes compralo, y además, sólo cuesta 5.71 eurillos.

  7. alba dice:

    son pura m….. ctm

  8. Wendy Parra dice:

    Es como “La princesa y la plebeya” de Barbie…. Jajajajaja es la misma historia, solo que con princesas Barbie