RSS
Entradas
Comentarios

La novia de Lammermoor, de Sir Walter Scott.

La novia de Lammermoor, de Sir Walter Scott.

(Ver Leyendo-Ficha Técnica)

Entretenida historia aunque de argumento quizá algo manido. Tras un prólogo que contiene una pequeña reseña biográfica de Sir Walter Scott, la novela empieza situándose en una época más cercana a nosotros. No diré actual pues el libro se escribió hace mucho, pero sí sería actual cuando se publicó por primera vez.

Dos amigos hablan de sus respectivas profesiones, pintor y escritor, cuando uno de ellos relata al otro una leyenda que conoce, por si le sirve para alguna de sus historias.

La leyenda dice así: El Lord Keeper de Gran Bretaña (algo así como el Caballero Custodio del Sello del Reino), gracias a su posición política y a sus amistades, ha conseguido despojar de sus posesiones y quedárselas para sí, al Lord de Ravenswood, noble de antiguo linaje.

Una y otra vez se enfrentan en los tribunales y una y otra vez, invariablemente, el Lord Keeper gana la batalla legal. Esto hace que Lord Ravenswood muera de un infarto provocado por los innumerables y grandes disgustos, y además lo hace sumido en la pobreza. Su hijo, el Master de Ravenswood promete vengar la muerte de su padre y de todos es sabido que un Ravenswood siempre cumple su venganza.

Un día de manera casual y casi sin pensar salva la vida del Lord Keeper y Lucy Asthon, su hija, a punto de ser embestidos por un animal salvaje,  y como era de prever, ambos jóvenes se enamoran. No es un flechazo, pero casi.

Aquí nos encontramos con una trama muy parecida a la de Romeo y Julieta, pero con algunos matices diferenciadores: Por un lado es el propio joven el que siente que debe impedir que el amor entre ellos triunfe, ya que debe matar al padre de su amada y por otro lado, este padre, muerto de miedo por la posible venganza del Master, propicia el amor de la pareja. Entonces, si el padre no se opone ¿dónde está el problema?. El problema es la madre.

Lady Asthon tiene sus propios planes de boda para su hija y, desde luego, no será con un pobretón venido a menos con quien su hija se casará. Está de viaje y entretejiendo sus planes mientras su hija y Ravenswood se prometen, con el beneplácito del Lord Keeper, pues esto significa que Ravenswood olvidará su venganza.

Pero la madre llegará de vuelta a casa y su ira será irrefrenable y su venganza terrible. Nadie. Nadie osará interponerse en su camino sin que sufra por ello terribles consecuencias.

Como he dicho al principio, está entretenida. Sin más pretensiones.

Tengo que decir que una de las cosas que me han llamado la atención es el nombre de los capítulos, en los que te dan un apunte de lo que va a ocurrir:

“Capítulo I: Dónde aún no comienza esta historia pero decide a su autor a escribirla”
“Capítulo II: Una familia que viene a menos, otra que se encumbra y un hijo que hereda un afán de venganza”
“Capítulo III: “En el que Sir William Ashton fragua un plan y luego vacila, yéndose a pasear con su hija”.
Y así sucesivamente.

No es la primera vez que veo este tipo de títulos en los capítulos, pero me resulta igualmente gracioso.