RSS
Entradas
Comentarios

Tres ratones ciegos, de Agatha Christie.

Tres ratones ciegos, de Agatha Christie.

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Corta, cortísima historia, en la que apenas iniciada la historia, la velocidad de los acontecimientos te lleva en volandas hasta el final. Aunque parezca que he tardado un siglo en leerla, no es cierto: Circunstancias ajenas a mi voluntad (noticias, secciones fijas, mis compañeros de blog que se cuelan… etc) han hecho que no pueda reseñarla hasta hoy, pero la novela se lee en un día. ¡Que digo!, en una tarde si consigues que nadie te interrumpa.

Debo decir que la obra de teatro que vi era bastante fiel en su adaptación, quizá porque al ser muy corto el libro, no había que reducir demasiado la duración de la puesta en escena.

Un joven matrimonio que se casa tras un breve noviazgo, hereda un caserón, algo apartado de la ciudad y deciden convertirlo en pensión o casa de huéspedes.

Para el día de la apertura tienen tres reservas y, según llegan los huéspedes, una enorme nevada les deja totalmente incomunicados. En medio de la nevada, un automovilista que no puede seguir su camino, pide alojamiento por esa noche. Un poco más tarde se enteran que, el día anterior, un horrible crimen se ha cometido en la ciudad.

Una llamada telefónica les avisa de la visita de un policía encargado de la investigación. Una nota que apareció en el escenario del crimen apunta a que uno de los huéspedes puede estar relacionado con el asesinato.

Como veréis los ingredientes son los imprescindibles para una historia de misterio al más genuino estilo Agatha. Y aquí, seguro-seguro, que no descubrís al asesino hasta que lo desvele la escritora.

Animaos con su lectura: Agatha Christie se ha ganado a pulso y con todo merecimiento el título de Reina del Crimen.