RSS
Entradas
Comentarios

Es posible que alguno de vosotros se haya dado cuenta que llevamos unos días sin contestar a los comentarios que nos dejáis en el blog. No es que estemos enfadados con vosotros, ni que hayamos abandonado el blog, ni nada por el estilo. Simplemente es que El Blibliófilo Enmascarado ha estado funcionando seis días con el piloto automático. Los mismos que hemos estado fuera, en la primera reunión interblogueril de Enmascarados. La cita tuvo lugar en la casa rural El Patio del Maestro, en Totanés (Toledo). Allí nos dimos cita durante una semana todos los bibliófilos y todos los cinéfilos enmascarados, acompañados de nuestras familias, inaugurando una tradición que esperemos se repita cada año por estas fechas.

Casa rural "El patio del maestro".

Hemos pasado una semana conviviendo día y noche juntos, cenando juntos en Nochebuena, hemos recibido a Papá Noel junto a la chimenea, comido, bailado, jugado, reído… y por supuesto, leído.

Os hemos preparado un mega-reportaje sobre estos días, para que veáis lo bien que nos desenvolvemos en ambiente festivo. Aviso, hay muuuuuuuchas fotos, así que espera un tiempo de carga elevado si sigues leyendo. Avisado estás, oh visitante…

Llevábamos un tiempo (desde el verano más o menos) planificando el pasar unos días en Nochebuena todos juntos en una casa rural. Tras buscar varias opciones, dimos con esta casa que nos encantó desde el principio. Está muy cerca de Madrid (donde vivimos todos nosotros), es un pueblecito muy pequeño, la casa es grande (hemos ido 13 personas), está reformada recientemente, y combina diseño moderno con ambiente rústico… y sobre todo, es una casa temática sobre literatura.

Tras hacer compras previas de comida, bebida y el resto de los elementos necesarios, salimos de Madrid el día 24 por la mañana, rumbo a Totanés. Todos los coches preparados y cargados hasta los topes. Parecía que en lugar de seis días, íbamos a pasar un mes, de la cantidad de ropa y comida que llevábamos.

El parque móvil de los enmascarados.

El parque móvil de los enmascarados.

Totanés está al ladito de Toledo. Como a una hora de Madrid.

Totanés está al ladito de Toledo. Como a una hora de Madrid.

Tras un viaje pasado por agua, que en lugar de una hora nos llevó dos, de la cantidad de agua que caía, llegamos al pueblo y localizamos la casa. Es una casa muy bonita, y aunque rustica, equipada con todo tipo de comodidades. TV de plasma, DVD, TDT, aire acondicionado/calefacción, ducha en todas las habitaciones, varios ambientes, etc. La verdad es que quedamos muy satisfechos con la casa.

Esta es la casita donde nos alojamos.

Esta es la casita donde nos alojamos.

La arquitectura interior era interesante.

Pequeño claustro acristalado.

El "foso" del salón hacía la habitación curiosa.

Detalle del "foso" iluminado.

Detalle del "foso" iluminado.

Teníamos hasta chimenea (y la usamos).

Las habitaciones con sus techos de madera...

Las habitaciones con sus techos de madera...

Otro saloncito.

Otro saloncito.

La iluminación del suelo del claustro aportaba un acogedor ambiente.

La iluminación del suelo del claustro aportaba un acogedor ambiente.

El aptio. Siempre mojado... ¡como llovió!

El patio. Siempre mojado... ¡cómo llovió!

El agua... siempre presente.

El agua... siempre presente.

La iluminación ambiental es un aspecto bastante cuidado.

La iluminación ambiental es un aspecto bastante cuidado.

Logrando un ambiente muy agradable.

Logrando un ambiente muy agradable.

Una de las cosas que más nos llamó la atención, es que la casa hacía un guiño a la literatura ya que sus habitaciones llevaban el nombre de una obra literaria, y junto a la mesilla de noche, encontrabas la novela que daba nombre a la habitación para que pudieras leerla si lo deseabas.

Las habitaciones eran “Don Quijote de la Mancha”, “La Buena Suerte”, “Siddharta”, “El Alquimista”, “El Principito”, “El Profeta” y “El canto del pájaro”. Una selección extraña e irregular, me permito añadir, pero eso no le quita la originalidad. Como curiosidad os diré que yo dormí en “El canto del pájaro” porque era la más grande, y necesiba espacio para la cuna de la bibliofi-hija; pero, si por el libro hubiera sido, hubiese escogido “El Principito”.

No sólo el nombre de las habitaciones y los libros de cabecera invitaban a la lectura, sino que los salones de la casa albergaban un par de librerías cargadas de libros, para que los huéspedes puedan entregarse al vicio de la lectura aunque no llevasen libros de casa. No era nuestro caso, por supuesto. Nosotros veníamos bien provistos de material…

Una de las librerías del salón.

Libro-comics e historias de aventuras ilustradas.

Cada cajón alojaba una nueva sorpresa... ¡El jabato!.

No solo eran los libros, sino que la decoración era acorde al tema literario.

Una vez ubicados en la casa, y repartidas las habitaciones, era el momento de dar por comenzado el simposio donde discutir las líneas de desarrollo del próximo año, las novedades de diseño (que veréis en breve), y los temas como el hosting y otros asuntos importantes. Pero antes, las fotos de familia:

Los "bibliófilos enmascarados".

Los "bibliófilos enmascarados".

Los "cinéfilos enmascarados".

Los "cinéfilos enmascarados".

Reyes, la Bibliófila Enmascarada.

Reyes, la Bibliófila Enmascarada.

Ascen, la Bibliófila Enmascarada.

Ascen, la Bibliófila Enmascarada.

Jesús, El Bibliófilo Enmascarado.

Jesús, el Bibliófilo Enmascarado.

César, el Bibliófilo Enmascarado.

César, el Bibliófilo Enmascarado.

Óscar, el Bibliófilo Enmascarado.

Óscar, el Bibliófilo Enmascarado.

Carlos, el Cinéfilo Enmascarado.

Carlos, el Cinéfilo Enmascarado.

Alicia, la Cinéfila Enmascarada.

Alicia, la Cinéfila Enmascarada.

Y algunos invitados de excepción, como:

Un par de bibliofi-hijas.

Un par de bibliofi-hijas.

Otra bibliofi-hija.

Otra bibliofi-hija.

La bibliofi-madre.

La bibliofi-madre.

Burlan, el cinefi-perro (no hubo huevos a ponerle la máscara)

Burlan, el cinefi-perro (no hubo huevos a ponerle la máscara)

El resto del personal fue demasiado tímido, y no quiso ni hacer un cameo. ¡Buuuuu!.

Tras una jornada de trabajo a lo largo de la tarde, era el momento de hacer una pausa para preparar la cena de Nochebuena, vestirnos con nuestras mejores galas y atiborrarnos de mazapanes y turrones.

La gran cena de gala.

La gran cena de gala.

Detalle del menú.

Detalle del menú.

Os pongo un par de fotos de los entremeses, y paso directamente a los postres, porque no tengo fotos de la cena. Estuve demasiado entretenido masticando a dos carrillos y no pude tomar ni una instantánea, no fuese que perdiera el ritmo y me dejara algún langostino sin acabar… Lo siento.

Dando cuenta de los entrantes.

Dando buena cuenta de los entrantes.

Calentando motores.

Calentando motores.

Un vinito para acompañar a los corazones de pan tierno "petit-salade".

Un vinito para acompañar a los corazones de pan tierno "petit-salade".

Desvariando a los postres.

Desvariando a los postres.

El turroncito que no falte en Nochebuena.

El turroncito que no falte en Nochebuena.

Matando suegras.

Matando suegras.

Mientras nosotros cenábamos tranquilamente en el comedor, sigilosamente había bajado por la chimenea Papá Noel a dejarnos los regalos en el salón de al lado. Fíjate que es listo el tío que nos encontró en Totanés. Yo esperaba encontrar un aviso de Correos en casa a la vuelta indicándome que pasara a recoger mis regalos, pero no. Hubo suerte.

Chimenea repletita de regalos.

Chimenea repletita de regalos.

¡A por ellos!

¡A por ellos!

¡Qué nervios!. ¿Qué será?

¡Qué nervios!. ¿Qué será?

¡El perfume que me gusta!. ¡Gracias Santa Claus!.

¡El perfume que me gusta!. ¡Gracias Santa Claus!.

Papá Noel nos trajo muchos libros.

Papá Noel nos trajo muchos libros.

Todos recibimos dos regalos de Navidad. Uno de ellos era un libro, y el otro algo diferente (unos guantes, una bufanda, una colonia, un jersey, etc). Debimos portarnos muy bien este año, porque la verdad es que los regalos fueron estupendos.

Y así, todos tuvimos nuestro libro.

Y así, todos tuvimos nuestro libro.

Y cuando digo todos, quiero decir todos.

Y cuando digo todos, quiero decir todos.

¡Pero si vienen dedicados!. ¡Y Papá Noel tienen un Ex-Libris!...

¡Pero si vienen dedicados!. ¡Y Papá Noel tiene un Ex-Libris!...

Entre tanto libro (los de las habitaciones, los de las librerias, los de los regalos de Santa Claus, y los que habíamos traído de casa), no había más remedio que dedicarle algún tiempo a la lectura, tal y como acreditan estas fotografías. Yo concretamente termine dos libros (uno iba ya a medias) y me dió tiempo a empezar otro. Seguro que el resto de los devoralibros llevaron un ritmo similar.

A pesar de no disponer de Internet (así de analógicos estábamos), llevamos tres o cuatro portátiles con los que adelantar un poco de trabajo, ir trabajando en las reseñas, preparar algunas imágenes y llevar el registro de las jornadas de trabajo blogueras. Para el próximo año habrá que traer un pincho de esos de Internet móvil (si es que hay cobertura en el pueblo, claro).

Y aparte de las sesiones de trabajo, las comidas y las lecturas, en tanto tiempo libre había que darse al ocio. Mucho ocio y mucho cachondeo, que no falte nunca. Uno de los maleteros de los coches ibar cargadito de juegos de mesa, a sumar los que tenía la propia casa rural: Trivial, cartas, ruleta, Poker, Risk, PlayStation, Magic, Karaoke, Lexiescribe, parchis, ajedrez… Un amplio abanico lúdico.

El Mus que no falte.

El Mús que no falte.

No hay reunión de enmascarados sin un Trivial Pursuit.

No hay reunión de enmascarados sin un Trivial Pursuit.

El Guitar Hero fue uno de los juegos estrella de la semana.

El Guitar Hero fue uno de los juegos estrella de la semana.

Para grandes y pequeños.

Para grandes y pequeños.

El karaoke también fue épico.

El karaoke también fue épico.

Ahi Óscar, dándolo todo.

Ahi Óscar, dándolo todo.

Hubo hasta Magic the Gathering.

Hubo hasta Magic the Gathering.

En fin, que lo hemos pasado fenomenal. Tan bien que pensábamos quedarnos cuatro días nada más, y llamamos al dueño de la casa para ampliarlo dos más porque nos sabía a poco y se nos quedaba corto.

Desayunando gachas. OMG que ricas!!

Desayunando gachas. OMG que ricas!!

Impagable el calzado de Ascen.

Impagable el calzado de Ascen.

O mi pijama de Homer.

O mi pijama de Homer.

La valoración ha sido muy positiva. Confiemos en que año tras año repitamos experiencia, es este sitio o en otro nuevo, porque lo hemos pasado muy bien. Ahora a descansar unos días, porque eso sí, ha sido cansadísimo. Horarios irregulares, comidas y cenas copiosas (gracias por tu ayuda, Almax), jornadas de juego hasta altas horas de la madrugada… Una locura. Ya no estamos para estos trotes.

¿Más turismo literario por la zona?. Habra que estudiarlo para otra ocasión.

¿Más turismo literario por la zona?. Habra que estudiarlo para otra ocasión.

También puede interesarte...

12 respuestas a “I Simposio anual de los Enmascarados”

  1. Hola Cesar
    Ya veo que os lo habeis pasado genial en navidades.
    Te deseo un 2010 lleno de nuevas y buenas oportunidades. Ademas de salud……

    Un saludito
    Fran

  2. Ale dice:

    ¡que bueno que la pasaron tan bien! y ¡pensar que trabajaron viendo como seguir el ritmo de trabajo del blog! pues yo lectora, se los agradezco ;) ¡Fue genial que Santa les dedicara los libros con su ex-libris y que a pesar de estar fuera de sus domicilios los encontrara!
    ¡Gracias por el reportaje tan completo!
    un abrazo para cada uno

  3. Isi dice:

    Lo habéis pasado muuuy bien.
    Me ha encantado el exlibris de papá noel, qué pasada! jajaja

    Pues ya pensaba yo que estábais fuera de combate por no contestar muchos comentarios… ;)

  4. Elwen dice:

    Vaya pinta genial espero que repitan la ocasión y el sitio me ha encantado!

  5. korvec dice:

    Menuda bidorra que sus pegais. Y mientras aquí uno currando más que el chapista de Mazinguer Z.

    Feliz año jóvenos/as

  6. Beatriz dice:

    Yo me lo guiso, yo me lo como …
    Feliz año a todos los enmascarados!!

  7. @scen dice:

    Sí estuvo bien, sí. No tardaremos en repetir. Igual necesitamos hacer un simposium cada seis meses.
    Y mis zapatillas puede ser que sean algo… atípicas. ¡Pero bien calentitas!. Y al la bibliofi-peque la gustaron un montón.
    ¡Feliz 2010 a todos!.

  8. Jesus dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestra paciencia para ver todas las fotos que hemos publicado (tenemos muchas, muchísimas más). Como bien dice Korvec, nos hemos pegado unos días de buena vidorra, pero es que ¡¡nos lo merecíamos!! ¿a que sí?. Bueno, no sé si nos lo mereciamos o no, pero lo cierto es que hemos disfrutado de estos días de vacaciones, de la estancia, de la comida, de la compañía, y de los resultados . ¿qué más podemos pedir?. Pronto entraremos en el año 2010 y podréis ver algunos pequeños cambios en el blog; otros no serán visibles pero también estarán ahí, y todos (o casi todos) han salido de esta agradable reunión festiva.

    Un saludo para todos y feliz año 2010.

  9. Eva dice:

    jajaja, como me he reído, qué bien que lo pasasteís. ¡Cómo me gusta esto de cotillear en las vidas de los demas! jejeje. Preguntas: el vino ¿era manchego? sería imperdonable que no lo hubiera sido. Segunda pregunta: la coca light ¿no sería para no enogordar verdad? jajajaja.
    un besazo a todos.

  10. @scen dice:

    Coca light y sacarina para el café. Hay que mantener la línea :P

  11. Bookworm dice:

    Me ha encantado lo de la casa temática. No sabía que hubiera algo así. Está claro que disfrutasteis como enanos.
    Yo también lo he hecho leyéndoos durante este año.
    Espero que todos volvamos a encontrarnos por aquí en el 2010.
    Saludos a todos y FELIZ NOCHEVIEJA

    PD. Ascen: Tus zapatillas geniales. Yo tengo una vacas que quitan el hipo.

  12. Carlos dice:

    Pues sí es cierto que lo pasamos bien, comimos mucho, bebimos mucho, nos reímos un montón, cantamos, tocamos la guitarrita de chiquilicuatre…, en fin, no se puede pedir más. Bueno, sí, se puede… repetirlo de nuevo.

    Feliz año a todos.