RSS
Entradas
Comentarios

El color de la magia, de Terry Pratchett.

El color de la magia, de Terry Pratchett.

(ver Leyendo-Ficha técnica)

Como veréis he decidido poner una foto más seria del autor, aunque el sombrero que tiene le da su puntito de excentricidad.

En cuanto al libro, por si queda alguien que no haya oído hablar de esta saga, os diré que es un libro de fantasía y magia, con seres fantásticos e historias increíbles.

La descripción inicial del mundo en que nos encontramos es primordial: Una vieja tortuga gigante (A’Tuin) que nada lentamente por el espacio infinito y durante un tiempo también infinito. Sobre su caparazón lleva cuatro elefantes gigantes (cada uno con su nombre) que no sé muy bien si son de verdad o no, pues están estáticos y no comen, ni beben, ni duermen, ni andan, ni nada de nada. Únicamente están ahí para sujetar el mundo: Mundodisco. En la contraportada del libro lo definen como un universo plano con forma de pizza y creo que esta es mejor definición que la de disco, pues tiene todo tipo de ingredientes y no es demasiado regular.

Una reproducción de A'Tuin y sus elefantes sosteniendo el Mundodisco.

Una reproducción de A'Tuin y sus elefantes sosteniendo el Mundodisco.

En este mundo conviven todo tipo de seres extraños: hombre, magos, héroes, demonios, dragones, objetos mágicos y animados y, por supuesto dioses. Dioses que viven en su particular Olimpo y que, en un tablero que representa este mundo, juegan con la vida de sus habitantes en una partida en la que los dados y la habilidad divina deciden quien gana o pierde, quien vive o muere.

Nuestros protagonistas principales son tres, aunque a lo largo del libro aparecen un montón más que les van acompañando en distintas etapas de su viaje. El personaje central es el mago Rincewind, que no pudo completar su formación en la academia, pues le echaron por mirar y hacer lo que no debía. Junto a él y para acompañarle en sus aventuras, está el turista Dosflores, un viajero de una élite superior, que vive en una ciudad más importante, que es más inteligente, más rico y con una vida mucho más regalada y que decide hacer turismo cuando aún no se había inventado esta palabra ni esta actividad. Y, por último, pero no menos importante, está el equipaje de Dosflores, un fiel baúl construido con madera de peral sabio, mágico pero inmune a la magia, que sigue a su dueño hasta el fin del mundo si es necesario, para ayudarle y protegerle.

Se encuentran con tipo de personajes y se enfrentan a todo tipo de vicisitudes. Empieza la historia cuando Dosflores, que es un turista intrépido pero torpe, provoca –de manera totalmente inocente e involuntaria- un fuego feroz que asola una ciudad que vendría a ser como los bajos fondos portuarios de cualquier población por nosotros conocida (sobre todo por la dudosa ralea de sus habitantes).

Detalle de los elefantes que sostienen el mundo.

Detalle de los elefantes que sostienen el mundo.

Huyendo para no morir abrasados empiezan un periplo lleno de peligros de los que van saliendo casi por casualidad. Los persigue la muerte, para llevarse al mago personalmente (es así como tienen que morir los magos, cuando la mismísima muerte viene a buscarlos), los persiguen bandidos para quedarse con el oro casi infinito que porta el baúl de Dos flores, los persiguen los dioses, pues este trio descabala sus partidas y se salta las normas que imponen las divinidades y los persiguen magos a los que molestan con la magia chapucera de Rincewind y van metiéndose de problema en problema, cuando lo único que quieren es salvar su vida uno y conocer todo tipo de gentes, lugares y aventuras el otro.

El principio del libro no me gustó mucho, pues me desorientaba constantemente con personajes y lugares, con algunos nombres difíciles de pronunciar y distinguir y con lugares más difíciles aún de imaginar, pero una vez que la acción principal empieza a definirse y te vas familiarizando con los seres que van apareciendo, la cosa mejora considerablemente. Hubiera agradecido un mapa de situación, igual que el que acompaña al libro de “El Señor de los Anillos”. Me hubiera resultado muy útil.

Mapa de Mundodisco, que encontré después de leer el libro, aunque, de todas maneras, no me hubiera servido de gran ayuda.

Un mapa de una ciudad de Mundodisco, que encontré después de leer el libro, aunque, de todas maneras, no me hubiera servido de gran ayuda.

Tiene algunos detalles que me parecieron curiosos, como las teorías del origen de su mundo. Hay dos: La que defienden los intelectuales, que es que A’Tuin procede de la nada y se dirige hacia la nada durante el resto del tiempo, y la que defienden los religiosos, que es la de que A’Tuin viene del lugar del nacimiento y se dirige al lugar de la cópula, en donde encontrará más tortugas, copularán una con otras y nacerán otras muchas. Lo mejor es el nombre de esta teoría religiosa: Teoría del Big Bang.  Irreverente guiño.

Las imágenes que he encontrado navegando por la Web, son bastante curiosas. La pena es que no las haya buscado antes de empezar a leer el libro. Incluso encontré una guía para saber leer los libros de esta saga en el orden correcto.

Guia de orden de lectura del Mundodisco.

Guia de orden de lectura de los libros del Mundodisco.

Es un libro bastante entretenido, aunque no sé si para seguir con toda la serie de libros que componen el universo mágico de Mundodisco.

Alguno de vosotros que haya leído más libros de Terry Pratchett, quizá me pueda decir si todos son así, si es su línea de escritura o si, por el contrario, la historia va creciendo y madurando, pues sigo pensando que es una historia juvenil, para gente joven, que no quiere decir para adolescentes, simplemente para mentes menos anquilosadas que la mía y que puedan adaptarse al mundo mágico más fácilmente.

Por supuesto, aunque haya hecho una mención al Sr. Tolkien y a sus mundos de fantasía, no tienen nada que ver un autor con otro, ni una obra con otra.