RSS
Entradas
Comentarios

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson,

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson.

(Ver leyendo-ficha técnica)

Tras 749 páginas de lectura estoy aquí de nuevo para comentaros mi apreciación personal sobre este libro, el segundo de la trilogía Millennium.

A ver, por dónde empiezo… ¿por la historia? Pues vamos allá.  Nada tiene que ver con la trama que veíamos en el primer libro. Aquella terminó y ahí se quedó, aunque algunas de las pequeñas historias paralelas a la principal que había en aquél, y que quizás hubiesen quedado algo cojas, toman relevancia en este segundo libro. Los protagonistas principales siguen siendo los mismos, desaparecen lógicamente algunos, pero aparecen en escena otros nuevos para acompañar a nuestros ya queridos amigos Lisbeth y Mikael.

La relación que se había establecido entre ellos dos queda rota desde el principio. Mikael no entiende por qué Lisbeth ha desaparecido de su vida sin una sóla explicación y de una forma radical.  Sus vidas continúan de forma independiente y podremos ver como transcurren  mientras se va forjando la trama principal.

Mientras Lisbeth trata de buscar un nuevo sentido a su vida, Mikael vive buenos momentos en Millenium. La revista tiene entre manos un nuevo reportaje sobre el tráfico y prostitución de mujeres procedentes del Este que sin duda dará mucho que hablar. El periodista Dag Svensson, y su pareja, la criminóloga Mia Bergman, son los investigadores que han proporcionado a la revista los datos para este artículo.

Durante, aproximadamente, las 200 ó 250 páginas iniciales el autor nos va presentando a cada uno de los personajes principales pero sin que se produzca una trama concreta, sencillamente nos va situando, o preparando, para lo que se avecina, la trama principal, pero no por ello resulta aburrido.

En cuanto a la forma lingüistica es básicamente la misma que ya comenté en la reseña  de Los hombres que no amaban a las mujeres:  un lenguaje sencillo, claro, transparente, que hace que su lectura sea fácil y cómoda. Poco varía, por no decir nada, el estilo y estructura que veíamos en la primera parte de esta trilogía.

Lo peor a mi juicio, el final, tan poco creible que decepciona un poco. No obstante, al igual que el primero, me parece un libro interesante cuya lectura recomiendo a todos nuestros amigos lectores. Cierto es que esta segunda parte pierde un poco ese punto de “originalidad de la puesta en escena” que nos encontrabamos en el primer libro, ya  que  es  conocido el estilo con el que nos vamos a encontrar, pero sigue siendo, sin duda, una buena lectura.

 

  •  Stieg Larsson, nació el 15 de agosto de 1954, en Skellettehamm, Suecia, con el nombre de Kart Stig-Erland Larsson. A lo largo de su corta vida fue un activista comprometido en la lucha por los derechos humanos. Periodista de profesión, fue editor de la revista Expo. Lamentablemente no pudo disfrutar del fenómeno literario de la trilogía Millenium. Murió en Estocolmo el 9 de noviembre de 2004, a la temprana edad de 50 años, víctima de un ataque al corazón, poco antes de que la pequeña editorial sueca a la que vendió los derechos publicase la primera parte de la trilogía.

También puede interesarte...

3 respuestas a “RESEÑA: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson”

  1. Elwen dice:

    Es cierto que las primeras 200 páginas son una presentación de los personajes pero casi ni me di cuenta, se hace bastante ameno.

  2. Ale dice:

    Jesús: pues tendré en cuenta tu reseña para animarme a leer esta trilogía. ¡Un abrazo!
    Ale.

  3. Jesus dice:

    Anímate Ale, seguro que te gusta. Apúntala en esa lista que tienes que seguro que algún día le toca el turno :)
    Un saludo