RSS
Entradas
Comentarios

Continúo con la historia de nuestras bibliotecas iniciada por César, intentando explicar como es la nuestra.

Yo sí puedo decir exactamente cuántos volúmenes tiene nuestra biblioteca, pues no hace mucho he conseguido registrarlos todos y, de momento, la mantengo actualizada. Tiene la “biblio”, al día de hoy, 579 volúmenes (sin hacer trampas, pues las enciclopedias las cuento como uno sólo). Tampoco cuento los de mis hijos que tienen cada uno su propia biblioteca.

La biblioteca de mi hija

La biblioteca de mi hija

También yo heredé (donación en vida) una buena cantidad de libros de mi padre, aunque no tantos como César (creo que fueron 120 libros, más o menos), pues hay que tener en cuenta que cuando mi padre los repartió tenía 4 hijos y 1 en camino y fue equitativamente justo con los 5. Para la época que mi padre vivió y el nivel económico que teníamos, su biblioteca era la envidia de familiares, amigos y conocidos. Después de aquel reparto, hará unos 35 años, su ritmo de adquisiciones descendió bastante, pero aún así consiguió hacerse con otra nueva biblioteca bastante nutrida, y aunque algún hermano mío seguramente se benefició de ella, (quizá el más pequeño, ya que vivió con ellos durante más tiempo, después de que los mayores nos emancipáramos), mi madre aún tiene muchos problemas de espacio para poder ubicar los libros que él compró y ya hace mucho que ha decidido no comprar más y, aunque también es una voraz lectora, intenta nutrirse de los libros que sus hijos la prestan (que como he dicho, algunos fueron previamente suyos).

En esta todavía tengo algún huequecito

En esta todavía tengo algún huequecito

Tengo también algunos libros de mis suegros pero no muchos, pues mi marido, muy respetuoso con sus padres, no quiso expoliar su biblioteca y él no los ha heredado en vida. No obstante yo, que soy una arpía, he sustraído algún ejemplar con el conocido método del préstamo y la no-devolución del mismo.

Un rincón bien aprovechado

Un rincón bien aprovechado

En mi casa no puedo tener mis libros en una única ubicación (o dos) como César, sino que los tengo más bien al estilo Korvec: Allí donde hay un hueco, hay un libro. No obstante me gusta tenerlos a la vista, por lo que tengo la casa llena de estantitos. Os traigo aquí las fotos de algunas de las ubicaciones.
Uno de mis sueños es, el día en que alguno de mis hijos se emancipe, poder tener una habitación destinada solamente a guardar los libros. Una biblioteca al estilo del de las películas. Como los techos de mi casa son normales, no necesitaré una galería ni una escalera para acceder a los últimos estantes: con un taburete tendré suficiente. También pondré dos sillones de lectura con una mesita baja y una luz apropiada.
Pero dada la edad a la que los hijos se emancipan hoy en día, igual he perdido la vista y las ganas de meterme en reformas. Será lo más seguro, por lo que me tendré que conformar con mantenerla tal y como está ahora. En fin, soñar es gratis.

Esta NO es mi biblioteca... todavía

Esta NO es mi biblioteca... todavía

También tengo fundamentalmente novelas, pues es mi género preferido, aunque podemos encontrar libros muy extraños, como “Sumario de Oro i Plata”, edición facsimil del original conservado en la biblioteca de la Universidad de Salamanca y que es el sumario compendioso de las cuentas de plata y oro que en los reinos del Perú eran necesarias a los mercaderes y a todo género de tratantes con algunas reglas tocantes a la aritmética. Libro de matemáticas de 1556, primera publicación científica publicada en el continente americano. Como comprenderéis nunca voy a leer este libro, pero es realmente bonito.

Esta es la ubicación más antigua. Pensé que tendría bastante...

Esta es la ubicación más antigua. Pensé que tendría bastante...

Hay también algún libro de poesía, entre los que se encuentran las “Rimas y Leyendas” de Gustavo Adolfo Bécquer, que fue mi libro de cabecera en mis años jóvenes de adolescente fácilmente impresionable y otro, con el que mi padre me inició en el valor y amor a la poesía y que se llama, “Los 25.000 mejores versos de la lengua castellana”, con el que me hizo aprender de memoria poemas como “La Canción del Pirata”, de Espronceda o “El Piyayo”, de José Carlos de Luna, de los que aún hoy puedo recitar algunos pasajes.
Libros de teatro se puede encontrar alguno aunque este género no es mi fuerte pues lo encuentro difícil de leer. Pero de todas maneras, uno de los pocos libros que tengo repetidos es de teatro: “Eloísa está debajo de un almendro”, de Jardiel Poncela.

El celoso extremeño, de Miguel de Cervantes

El celoso extremeño, de Miguel de Cervantes

Nuestro libro más antiguo también es de 1916: un ejemplar encuadernado en tela, conmemorativo y numerado de “El celoso extremeño”, perteneciente a las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra y editado en el 300º aniversario del fallecimiento del escritor. Pero tenemos libros sin datar, 23 en total, alguno de los cuales bien pudiera ser anterior a esta fecha.
Los libros en otros idiomas son meramente simbólicos: Algún libro en francés, inglés o alemán, casi todos de obligada lectura en nuestra época de estudiantes y que ahora sería incapaz de entender (sobre todo los de alemán, ya que lo dejé cuando terminé el primer año de aprendizaje). Cabe destacar en esta sección, el libro de “El Principito”, pero precisamente por su ausencia, ya que en algún momento lo presté y nunca me fue devuelto, cosa por otro lado que me tengo totalmente merecida por utilizar estas mismas prácticas, pero como me entere quien ha sido… ¡Le prepararé algún muñequito Vudú!.

English, français und deutsch (más o menos)

English, français und deutsch (más o menos)

Además de comprar las ofertas editoriales que un par de veces al año se pueden encontrar en los quioscos a un precio muy interesante o de alguna escapada esporádica a la Cuesta Moyano, soy socia del Círculo de Lectores desde hace 22 años, lo que me “obliga” a comprar un libro cada dos meses, obligación que, en mi caso, se queda corta, pues es muy rara la vez que compro menos de dos libros a un tiempo y ahora, además, pido también para las bibliotecas de mis hijos. Me gusta el Círculo pues son libros muy económicos y muy bien encuadernados. Y la posibilidad de comprar a domicilio es muy cómoda (que conste que no soy accionista).
Como he dicho antes, tenemos algún libro repetido –no muchos- como “Eloísa está debajo de un almendro” de Enrique Jardiel Poncela, “No sin mi hija” de Betty Mahmoody, “Edad prohibida” de Torcuato Luca de Tena, “La isla del tesoro” de Robert Louis Stevenson, “El Jugador” de Fedor Dostoiewsky, “Entre naranjos” y “Sangre y Arena”, de Vicente Blasco Ibáñez, “La Odisea” de Homero, “Moby Dick”, de Herman Melville, el “Poema del Cid” y “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe. Todos han sido comprados por error o accidente, excepto “Entre Naranjos”, que compré el segundo para sustituir el que ya teníamos y se encontraba en un estado lamentable, pero luego fui incapaz de tirar el primero.

Lo más flagrante es lo del libro "No sin mi hija"

Lo más flagrante es lo del libro "No sin mi hija"

Creo haber tirado un sólo libro en mi vida que aún recuerdo. Era un libro de mi hermano mayor  titulado “Han de Islandia” de Víctor Hugo, al que le faltaban las dos últimas páginas. Mi hermano quería deshacerse de él pero le daba pena tirarlo y me lo ofreció. Por supuesto yo lo acogí en mi biblioteca con cariño, pero al final, tras más de 25 años, lo he tirado con todo el dolor de mi corazón.
En cuanto a los libros que he leído puedo decir con total sinceridad que no tengo ni idea. Ni cuantos he leído de mi librería, ni cuantos he leído en total en mi vida. Muchos. Muchísimos. De todas formas mi ritmo de lectura ha descendido con los años y con la aparición de nuevas obligaciones que implican menor tiempo libre. Puedo estar muchos meses sin leer y luego leer 6 ó 7 libros seguidos. Bueno, eso era a.b. (léase antes del blog), pues éste me obliga a un ritmo de lectura que ya no recordaba. No sé si podré mantenerlo, pues me obliga a desatender otras ocupaciones. Jesús sí lleva mejor ritmo de lectura pues aprovecha los viajes al trabajo para leer.

Una enciclopedia de las que ya no se consultan

Una enciclopedia de las que ya no se consultan

Sí puedo decir cuál fue el primer libro de mi biblioteca. La primera piedra. Fue un libro que leí con 11 años y que me dejó (y recomendó) mi padre: “Corazón, diario de un niño”, de Edmundo d’Amicis. Cuando se lo devolví me preguntó si me había gustado y le dije que sí, que me había gustado mucho, por lo que me lo regaló y así fue como inicié mi colección. Todavía lo tengo, por supuesto.
Antes de esta edad, había leído sobre todo cuentos y tebeos, creo que ningún otro libro, pues aunque aprendí a leer a los 4 años, en mi época no había demasiados libros para niños. Recuerdo además de los cuentos clásicos, los cuentos troquelados que estaban recortados con la forma de la silueta de la portada. De cuentos y tebeos si tenía una mágnifica colección.
Me parece que me ha salido una entrada bastante extensa, así que aquí lo voy a dejar, aunque podría estar hablando horas y horas sobre este tema.

También puede interesarte...

20 respuestas a “Nuestras bibliotecas: Ascen y Jesús”

  1. Deprisa dice:

    Para ser uan biblioteca personal tienes una cantidad de ejemplares realmente asombrosa. Supongo que los problemas de espacio tienen que ser grandes, no me extraña que sigas el método de en cada rincón que se pueda meter un libro. Yo nunca he tenido la curiosidad de ponerme a contar los libros que tengo, sé que son muchíiiisimos y que casi no hay cuarto de la casa donde no tenga unos pocos.

  2. Ale dice:

    Ascen:

    ¡Yo tengo el mismo sueño que tú! que mis hijos salgan de esta casa y pueda yo poner biblioteca en toda forma….jajaja…mi sueño dorado sería como la que tiene Bella la de Disney, en casa de la Bestia. Pero mis hijos aún son pequeños… espero no haber perdido la vista para cuando se vayan de esta casa jijiji.

    Fue fascinante pasear entre tus libros, enterarme de que estás casada con Jesús (¡el chisme, el chisme!), y como fue que comenzaron con su biblioteca. Corazón fue también de los primeros libros que me compraron y leí siendo niña.

    Me han sorprendido los libros más viejos que tienes ¡realmente antigüos!. Los míos serán de 1980 para acá, cuando mucho ;) .

    Maravillosa entrada ¡gracias!
    Ale.

  3. Elwen dice:

    Genial la entrada, no sé yo si en casa llegaremos a tener alguna vez tantos libros. Mi madre siempre se queja cuando amplío mi biblioteca con una estantería más. De momento la última ampliación me ha dado un buen margen, a fin de cuentas son poquitísimos libros en comparación con los vuestros.

  4. @scen dice:

    Hola Deprisa, bienvenid@. Más que muchos libros (te recuerdo que la foto de la biblioteca en la que están los sillones NO es la mía y la de cabecera tampoco :) ), lo que tengo es una casa pequeña, pero lo cierto es que nuestra biblioteca la hemos ido haciendo despacio, a lo largo de años, y tengo mucho aprecio a todos y cada uno de los libros. Lo de contar los libros ha sido porque empecé a comprar libros repetidos y cuando me di cuenta vi que tenía que resolver el problema y me puse registrarlos. Por eso sé cuantos tengo.

    Ale, me alegra que te gustara pasear por mi biblioteca. Yo también he paseado por la tuya que es enorme y preciosa. Te envidio las puertas de cristal, pues efectivamente es horriblemente tedioso limpiar el polvo de tantos libros. :(

    Bueno Elwen, seguro que cuanto tengas mis años tendrás bastantes más libros que yo, pues sé que eres una voraz lectora y una gran bibliofila. Y lo de tu madre, no se lo tomes en cuenta: las madres siempre nos andamos quejando. Dale un fuerte abrazo de mi parte y dila que la comprendo perfectamente.

    Muchas gracias a los tres por vuestros elogios. Besotes para todos.

  5. Welzen dice:

    Que envidia poder tener tanto libro, pero haces como yo los tienes repartidos por toda la casa. Me encantaría tener una gran sala repleta de libros, pero es espacio es pequeño y deben los pobres apretujarse un poco.
    Me ha encantado la gran colección que tienes. Pero ¿cómo los tienes calatogados?

  6. @scen dice:

    Hola Welzen, bienvenid@.
    Veo que el deseo de todo lector es tener una biblioteca. :)
    Espero que alguno lo podamos cumplir. Tengo los libros catalogados con el programa informático BookDB2, y en ese programa pongo dónde los tengo colocados. Por lo demás, me gusta agrupar los del mismo autor o temas, pero no lo llevo muy a rajatabla, pues si no tendría que estar moviendo constantemente toda la biblioteca.
    Si te apetece, nos puedes mandar la foto de tu biblioteca y la publicamos.
    Un saludo. Espero verte de nuevo por aquí.

  7. Eva dice:

    Guau Ascen, y dices tú de la mia, pues tú tampoco te puedes quejar ¿no?, yo no he heredado libros, mis padres no eran lectores y mis hermanos se niegan a donarme nada para mi causa. En fi. Que se nota que nos gusta leer a todos los que estamos aquí ¿verdad?. Me encantan las fotos y cómo los tenéis repartidos los libros.
    Por cierto pasaros por mi blog que hay un pequeño regalo para vosotros.

  8. Me ha gustado mucho la entrada, y me ha dado mucha envidia.
    Yo no tengo espacio, ni orden, hace unos años hice una gran limpia de libros, y me parece que voy a tener que hacer muchas más (regalé los libros, tirarlos no sé si podría).
    O eso, o tengo un hijo y después lo echo de casa ;-)

    De la casa de mis padres me llevé, sin preguntar a nadie, una edición preciosa de Fortunata y Jacinta, que alguién les regaló y a la que yo quité el plástico años más tarde. Así que, según alguna normativa, es mía ¿no?
    Lo de “No sin mi hija” duplicado es muy bueno.
    Por cierto, conocí a una chica que coleccionaba diferentes ediciones de Moby Dick, todavía no sé qué pensar de esa costumbre.
    pd. Recuerdo cuánto me gustó Rimas y Leyendas en mi adolescencia.

  9. @scen dice:

    Hola Eva! Pues no me quejo, no, al menos no mucho. Pero para haber hecho tú solita tu biblio tienes una maravilla. De los hermanos, no sólo no heredas, sino que tienes que andar con mil ojos ;) , lo sé porque tengo muchos (hermanos, digo). Luego me paso a verte.

    Gracias, Loque. Me alegro de que te guste la entrada. En cuanto a lo del hijo, no te lo aconsejo: No sale rentable. Te lo aseguro.
    Lo de mis libros repetidos, como he dicho han sido por error :( pero sé de gente que tiene esa costumbre. Yo procuro rentabilizar un poco más “mis dinerillos”

    Muchos besos gordos a ambas.

  10. Homo libris dice:

    Pues es todo un ejemplo de biblioteca distribuida muy bien organizada, jejeje. Respecto a los libros duplicados, en fin, qué me vais a contar, tengo algunos, jajajaja. Eso sí, no en la misma edición ;) Con el tema de contar las enciclopedias siempre he tenido un dilema: ¿es hacer trampas contarlas por separado? ¿Aunque sea Fauna, de F. Rodríguez de la Fuente? :D

    Besos.

  11. Isi dice:

    Bueno, te diré que estoy informatizando la biblioteca de mis padres (a día de hoy, llevamos registrados 630 libros, y los que quedan) y estoy utilizando el mismo programa que tú; es sencillo y útil.
    Por cierto: ya llevo metidos en el programilla 5 quijotes de diferentes ediciones, ¿es esto normal???? ¿se multiplican con los años? Lo pregunto porque el mío es de reciente adquisición y aún no ha procreado…
    En fin, os seguiré informando del proceso…

  12. Alicia dice:

    Isi, 630 libros y los que quedan, son muchos libros. No sé porqué te daba vergüenza hacer la foto. Hay que tener en cuenta que los libros de tus padres serán tus libros, a no ser que te ocurra como a Ascen que tiene una larga lista de hermanos-hiena que se quedan con un buen pellizco. Hiiii, hiiii, hiiii. ;)

  13. @scen dice:

    ¡Cómo lo sabes, Alicia!. Hay mucho lagarto suelto…

  14. @scen dice:

    Isi, es cierto: Los Quijotes se reproducen. Puede ser por dos razones o porque te gusten mucho y no te resistas a comprarlos o porque no te lo hayas leído y se te olvide que lo tienes.

    Yo tengo un Quijote muy “mono”, pero que no he leído. Una vez oí que no hay biblioteca que se precie que no tenga al menos una Biblia y un Quijote. Y así es que fui a comprarlos corriendo, pero no he leído ni uno ni otra, lo confieso :(

    Anda, anímate y mándanos una fotito de tu bliblio.

    Un beso.

  15. @scen dice:

    Hola, Homolibris, gracias por tus palabras. Lo del libro repetido y de la misma edición es terrible. Ni si quiera puedo disimular diciendo que los colecciono :( y en cuanto a las enciclopedias te doy toda la razón… ¿Qué pasa si no tienes toda la enciclopedia, si te falta un tomo? ¿Entonces la haces por separado y si la tienes completa toda junta? La verdad es que los catalogué como un sólo libro, por comodidad, pero aclarando cuántos tomos tiene y de qué va cada uno.

    Besos.

  16. @scen dice:

    Por cierto, Homolibris… ¿tu biblioteca?

  17. Alicia dice:

    Puede ser que colecciones libros iguales (incluso la editorial) :)
    Cuando os mande mis fotos podréis ver que tengo un libro idéntico 3 veces. ¡Lo juro! Puedo demostrarlo. Así que tendré que seguir comprando otros iguales para poder decir que los colecciono. No es que yo sea así de despistada (o algo peor), hay una explicación, pero de momento no os la voy a dar,(me gusta la emoción). Ascen, que es amante de la literatura de suspense y de misterio sabrá apreciarlo ;)

  18. Isi dice:

    Bueno Ascen, de momento estoy colocando la biblioteca de mis padres, así que igual cuando acabe te envío la foto. Creo que haré hasta un post, no te digo más. Y sí, 630 de momento son bastantes (madre mía).
    Pero la verdad es que no estamos catalogando las enciclopedias (historia, cocina, arte, etc) porque como ya se ve de qué son… Creo que eso lo tendremos en una habitación a parte. En fin, es un trabajo de burros, la verdad, pero merecerá la pena (supongo, espero, rezo).

    Menos mal que me has aclarado lo de los quijotes, porque estaba preocupada; pero me he quedado como estoy cuando me has dicho lo de la biblia ¡¡yo no tengo!! ¿nunca podré tener una biblioteca que se precie? ayyy Dios (nunca mejor dicho)
    En fin…

  19. @scen dice:

    Jajaja, ¡Muy bueno, Isi!

  20. [...] DE CÉSAR: Viendo que @scen en su artículo sobre su biblioteca incluye los libros de la biblioteca de su hija, no puedo ser menos y añadir un [...]