RSS
Entradas
Comentarios

El cuento número 13, de Diane Shetterfield

El cuento número 13, de Diane Shetterfield

(Ver Leyendo-Ficha Técnica)

Este es un libro con dos historias. La primera datada en presente. Margaret Lea, es hija de un librero. Un librero de libros viejos, de segunda mano, ediciones especiales y obras casi únicas. Viven en un piso sobre la tienda, lo que sugiere una relación estrecha con ella, uniendo vida y trabajo en un mismo espacio. Todas noches, Margaret, antes de acostarse baja a la tienda para escoger un libro para leer en la cama. Tiene todo un verdadero ritual para leer. Nunca lee nada estando de pie. Su hora de lectura empieza a las ocho de la noche. A esa hora se mete en la cama y lee durante tres o cuatro horas. En ese momento “el tiempo se detiene” como ella misma dice.

Una noche encuentra una carta dirigida a ella. Es extraño, no suele recibir cartas, pero aún más extraña es la escritura del sobre. Una letra irregular, como de niño o de viejo, o de una persona enferma. Se sienta para leerla (nunca lee estando de pie) y ve que la remite una famosa escritora de bestsellers: Vida Winter. No conoce nada de su obra, no es el tipo de lectura que la gusta. Pero Vida Winter la pide que se encargue de escribir su biografía. Extraordinario. Esta escritora siempre ha gustado de rodear de misterio y fantasía su vida, con invenciones fantásticas, constantes y variadas. Y ahora quiere que una extraña escriba su biografía.

Busca un libro de la Sra. Winter para leer, pues la curiosidad la puede, y sólo encuentra uno que su padre tiene guardado en una estantería especial. Una estantería en la que guardan esos libros que no se venden. Esos que cuidan como tesoros. Este libro se titula “El cuento número 13”. Lo toma para leerlo y, con unos guantes de látex que su padre y ella usan para no estropear los libros especiales, se lo lleva para leerlo.

Le resulta tan atrayente su lectura que se pasa toda la noche leyendo, sobrepasando con creces sus horas estipuladas de lectura.

Pero algo la llama la atención y la inquieta: Es un libro de cuentos, sí, pero no son 13, sólo 12. Pregunta a su padre, investiga sobre ello, pero no hay ni rastro de ese decimotercer cuento. ¿Quizá una errata a la hora de editar el libro?.

Intrigada decide acudir a la cita con la escritora. Y aquí empieza la segunda historia. La del pasado. Toda una oscura historia repleta de intriga, fantasmas, asesinatos, desapariciones, amoríos, confusas personalidades… en el entorno de una misteriosa mansión, con personajes de personalidad compleja. Y el ingrediente especial para aumentar ese misterio es una extraña pareja de gemelas formada por la escritora y su hermana a la que nadie conoce. Esto aumenta el interés de la biógrafa, pues ella también tuvo una hermana gemela. Una hermana que no conoció, que murió a poco de nacer y de la que nunca sus padres la habían hablado. Los gemelos dan mucho juego en las novelas de intriga.

Un libro muy ameno, entretenido e interesante. Se lee con bastante fluidez, de un tirón, pues el emocionante relato engancha. Una novela en la que los protagonistas son amantes de los libros y la literatura, en la que encontramos referencias y homenajes, a grades novelas y a sus escritores como “Jane Eyre” de Charlote Brontë (uno de los libros de referencia de la escritora),  “Otra vuelta de tuerca, de Henry James (dos extraños niños, una mansión, una niñera, fantasmas…), como “Cumbres borrascosas” de Emily Brontë,  “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen o como “Las Aventuras de Sherlock Holmes”, de Conan Doyle.

Tiene un final inesperado: La trama se va complicando y mientras vas leyendo, empiezas a elucubrar todo tipo de soluciones posibles para el final, pero la verdad es que yo no lo descubrí hasta que lo leí. Y siempre se agradece un poco de sorpresa añadida.