RSS
Entradas
Comentarios

Déjame entrar, John Ajvide Llindqvist.

Déjame entrar, John Ajvide Llindqvist.

Si la película me gusto mucho, la novela me ha parecido también bastante buena, aunque tengo sentimientos enfrentados. El libro es mucho más completo que la película, incluyendo algunas historias paralelas que enriquecen la trama, y nuevos datos que aportan un montón de información nueva, muchas veces dando un nuevo giro a la historia principal. A veces, sorprendente.

Por otra parte, la película era de una belleza visual tal, que difícilmente el libro logra conseguir ese ambiente. Además, creo que nunca he leído un libro tras ver una película en tan poco tiempo, por lo que tenía el film demasiado reciente en la retina. En cualquier caso, las dos cosas me han encantado, y las recomiendo a todo aquel que pida mi opinión.

La novela nos narra la historia de Oskar, un niño de doce años que vive en un pueblo a las afueras de Estocolmo. De una familia de padres separados debido al alcoholismo de su padre (algo endémico por aquellos lares según parece en el libro), vive con su madre en un bloque de apartamentos. Su vida no es muy feliz. Padre borrachín, la madre trabaja demasiado para atender su desarrollo, tiene tendencia a la obesidad, los niños del colegio se meten con él y le pegan, sufre pérdidas de orina continuamente… Todo ello le hace acumular un odio contra todo (aunque fundamentalmente contra los matones del cole) y una extraña afición por todo lo siniestro, coleccionando recortes de prensa de asesinatos, cuanto más tétricos y sangrientos mejor.

Sólo desea pasar desapercibido para que no centren la atención en él, mientras que fantasea con acuchillar salvajemente a la pandilla de malotes que le acosan, amulando a sus ídolos de la prensa.

Al barrio llega Eli con su padre. Una niña de la edad de Oskar, aunque bastante extraña. Llegaron una noche en un taxi sin hacer ruido, no se presentaron a los vecinos, tienen las ventanas siempre bajadas y cubiertas con papeles de periódico, el padre no se sabe en que trabaja, Eli no va al colegio. Una familia introvertida.

Oskar y Eli en el film homónimo.

Oskar y Eli en el film homónimo.

Una noche Oskar y Eli se encuentran en el parque. Rápidamente congenian, a pesar de que la niña es tan extraña; viste con ropas sucias y grandes, huele “raro”, no siente frío a pesar de la nieve. Oskar siente curiosidad por la nueva vecina, y empiezan a verse a menudo. Eli por otro lado comienza a cambiar sus hábitos para agradar a Oskar; comienza a bañarse, empieza a elegir la ropa con algo más de gusto, etc. Comienza una amistad entre dos niños marginales, que se encuentran fuera de sitio en la sociedad.

Paralelamente a eso, comienzan a suceder extraños incidentes en el hasta ahora tranquilo pueblo, dando como resultado algunos asesinatos, que fascinan a Oskar, y preocupan a la población.

Pronto veremos que Eli no es lo que aparenta ser, sino que es un ser mucho más oscuro y terrible. A pesar de que ella sólo quiere ser una niña y estar con Oskar, siente una terrible sed que le obliga a cometer algunas acciones horribles. Eli es un vampiro, y necesita de la sangre humana para subsistir. El “supuesto” padre de ella saldrá a la calle a buscar víctimas a las que desangrar para alimentar a su chica, la mayoría de las veces muy torpemente y con un resultado patético. Resulta agradable ver que en el libro se trate este tema con realismo, y que no parezca que realizar un asesinato es algo fácil. Al pobre hombre se le escapan las victimas, le descubre un perro en mitad de una faena, le cuesta trabajo atar y amordazar a los que ataca, no sabe como deshacerse de los cadáveres. Realmente es como si una persona normal tuviera que cometer estos crímenes y no supiera como empezar.

El libro profundiza en las relaciones entre Oskar y Eli, entre Eli y “su padre”, entre Oskar y los matones, Oskar y sus padres… Todo ello con un montón de historias secundarias, como la de los matones, un grupo de borrachines del bar que se verán envueltos en la espiral de violencia, y muchas más.

La violencia de la novela está expuesta con crudeza y realismo, pero sin entrar en el gore ni en la espectacularidad a la que nos tienen acostumbrados habitualmente los señores de la noche. Eli simplemente tiene sed, y ha de saciarla.

Déjame entrar es un soplo de aire fresco en la literatura vampírica. Muy, pero que muy recomendable.

También puede interesarte...

11 respuestas a “RESEÑA: Déjame entrar, de John Ajvide Llindqvist”

  1. Elwen dice:

    Tenía pendiente ver la peli desde que la recomendó Isi (a ver si los exámenes me dejan). Y por una vez, aunque no sabía que existiese, veo que el libro y la peli se hacen fiel competencia ^^

  2. César dice:

    Hay otra peli sueca de vampiros “no convencionales”, que ha empezado a sonar a rebufo de “Déjame entrar”. Se trata de “Vampyrer (Not Like Others)”. Habrá que visionarla a ver que tal. ¿Alguien la ha visto ya?.

  3. Isi dice:

    Como la peli me ha encantado, y tu reseña me ha dejado con ganas de más, este libro me lo apunto. Me encanta cuando pones “el padre de Eli” porque obviamente en la película parece su padre, pero tu piensas si, dentro de unos años, Oskar se convertirá en “el padre de Eli”.
    Gracias por el apunte de que no es gore, porque yo no puedo ni dormir con ese tipo de libros/películas.
    Por cierto, me gustaría comentarte si no te pareció en la película que Eli de repente está limpia y huele bien precisamente después de “comer”, no porque quiera arreglarse para su amigo; a mí es la sensación que me dió, pero como quedan tantas cosas en el aire…
    También sale en la película muy bien parado el “padre”, que es un hombre normal que, seguramente como tú y como yo, comete fallos sobre todo a la hora de ponerse a desangrar personas, ¡vamos!

    Bueno, pues no me enrollo más y me pongo ahora mismo a buscar el libro en la web de mi biblioteca.
    Saludos!

  4. @scen dice:

    Yo quiero saber si acaba bien o mal.

  5. César dice:

    @Isi: No puedo escribir demasiada información sin caer en el spoiler, pero intentaré contestar a alguna de las interrogantes que planteas.

    Sí, creo que Oskar acabará convietiéndose en el nuevo padre de Eli. No se insinua en el libro ni en la peli, pero por como transcurre la historia pienso que podría ocurrir, aunque quizá la relación afectiva entre ambos sea mayor que con el anterior padre.

    La historia no es gore, pero tampoco es Crepúsculo: Ya has visto en la peli que hay alguna cabeza arrancada de cuajo y alguna yugular desgarrada. Eso sí, todo ello sin centrase en el detalle.

    Creo que no, que no huele bien porque se alimente, sino porque intenta empatizar con Oskar. Cuando come bien está menos pálida, pero los cambios de ropa, en la higiene e incluso los intentos por comer comida convencional los hace por intentar “ser normal”.

    En la película el padre sale mejor parado que en el libro. En el libro tiene mucho más protagonismo, y no es tan normal y corriente como tu piensas.

    Corre a por el libro, que no te defraudará.

  6. César dice:

    @scen: Define bien.

  7. Isi dice:

    ayyysss el libro está prestado hasta la semana que viene! mecachis! jiji, lo intentaré conseguir

    Muy bueno lo de “define bien”

  8. @scen dice:

    Pues está claro, que sean felices y coman perdices.

    Y que no te mueras de pena por ellos cuando acabes el libro.

    Pero si crees que es mucho desvelar, me arriesgaré a leerla sin conocer el final. :(

  9. César dice:

    Emmmm… ¿felices?. Al menos sonrien. Ya veremos luego.

    ¿Perdices?… Ella no, desde luego.

    Bueno, no es dramón, que ya es algo.

  10. camilo dice:

    acabo de leer el libro y me encanto es cierto que tiene partes sangrientas incluso asquerosas o morbosas pero tambien es muy tierno , refleja la soledad e infelicidad tanto de oscar y eli como de los demas personajes y el final a diferencia de algunos otros libros es emocionante

  11. [...] libro desde que me enteré de su existencia. Sí ya Lindqvist dio una vuelta al tema vampírico con Déjame entrar, ahora lo hace con los zombies en Descansa en paz. Como la historia de Eli y Oskar me gustó mucho, [...]

Dejar un comentario