RSS
Entradas
Comentarios

Mario Benedetti

Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia,  más conocido como Mario Benedetti,  nació en la ciudad de Paso de los Toros (Uruguay) el 14 de septiembre de 1920 y murió, a los 88 años de edad en su casa de  Montevideo, el pasado domingo 17 de mayo.

Verdadero cronista de su tiempo y de su ciudad (Montevideo), sus libros se enmarcan siempre en el escenario de esta ciudad y sus personajes son absolutamente montevideanos. Sus textos, inteligentes y cálidos, nos hablan de un país que ha vivido épocas memorables, pero también el dolor de la dictadura.

Sus comienzos literarios fueron en el ámbito de la prensa escrita, siendo redactor y posteriormente director del diario Marcha, el semanario político y cultural más destacado del Uruguay tanto por su línea independiente como por el equipo de colaboradores y que debido a esta independencia, fue clausurado por la dictadura de Bordaberry. Fue también miembro del consejo de redacción de la prestigiosa revista literaria Numero” y trabajó como crítico de teatro y codirector la página literaria semanal «Al pie de las letras».

Sus ideales políticos de izquierdas le hicieron formar parte de la coalición Frente Amplio, que se vio frustrada por la fuerza tras el golpe de estado de 1973, del propio presidente electo Juan María Bordaberry.

Precisamente por estos ideales, tras este golpe de estado, abandona Uruguay para exiliarse en distintas ciudad de IberoAmérica, hasta que finalmente viene a vivir a Madrid, hasta 1983, habiendo dejado no sólo su país, sino también, con gran pena y dolor, a su mujer que permaneció en Uruguay. En ese año decide volver a su país, iniciando lo que llamó período de desexilio, que fue tema recurrente en muchos de sus escritos. Allí es nombrado Miembro del Consejo Editor de la nueva revista Brecha, que va a dar continuidad al proyecto de Marcha, interrumpido en 1974.

Mario Benedetti recibió a lo largo de su vida innumerables reconocimientos. Él y su extensa obra, que incluye desde novelas a poemas, pasando por el teatro, los cuentos, la crítica literaria y los ensayos (como apuntó un periodista, a Benedetti “le falta nada más que la ópera”), fueron galardonados con gran cantidad premios en países de todo el mundo como, por ejemplo, el Premio Morosoli de Plata de Literatura, en Uruguay, la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, en Chile, la Orden de Saurí, Primera Clase, la condecoración más alta de El Salvador, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Premio Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Honor de esta Universidad,  en España, además de ser nombrado Doctor Honoris Causa por distintas Universidades internacionales.

Su popularidad se extiende por todos los países  de habla hispana donde sus obras tienen siempre gran acogida y su lectura de poemas emocionan a miles de espectadores. Precisamente sus poemas y su voz han sido grabados por él mismo en compañía de Daniel Viglietti o en solitario. También, el cantautor español Joan Manuel Serrat, grabó el disco El sur también existe con letras de sus poemas, en el que colaboró el propio escritor.

En los últimos diez años, debido al asma y por recomendación médica, el escritor alternaba su residencia en España y en Uruguay, tratando de evitar el frío, pero al agravarse su estado de salud permaneció en Montevideo. La muerte sorprendió a Benedetti trabajando en un nuevo libro de poesía cuyo título provisional es “Biografía para encontrarme”.

En estos días en que, con motivo de su fallecimiento hemos oído y leído en todos los medios, infinidad de testimonios sobre la vida de Mario Benedetti, lo que más me ha impresionado es la huella cálida y humana que ha dejado en tantas personas que lloraban la pérdida del amigo, del hombre, no sólo del escritor, el cariño con que hablaban de la persona, de sus cualidades personales, no solamente de su calidad literaria.

Para finalizar quiero decir que el titular de este post no es mío.  Lo he recogido del diario mejicano La Crónica de Hoy, pero me ha parecido tan justo, tan completo para expresar el sentimiento por la muerte de este escritor, que no he tenido más remedio que reproducirlo.

También puede interesarte...

Una respuesta a “Luto mundial, muere Mario Benedetti”

  1. zeitzler dice:

    Muy brillante como autor, pero como “idealista” estaba lejos de mostrarse desinteresado. Sería interesante comparalo con Borges, que durante la dictadura izquierdista de Perón tampoco mostro mucho “idealismo”. Triste es decirlo, pero los autores, por muy brillantes que sean, caen a menudo en el parcialismo personal más reprensible en materia de política.