RSS
Entradas
Comentarios

Shogun, James Clavell.

Shogun, James Clavell.

No recordaba bien la trama de esta historia de cuando la ví en televisión, así que la novela me ha enganchado como si fuera la primera vez. El libro me ha gustado mucho, y me parece una lectura muy recomendable para todos aquellos que sean aficionados a la cultura japonesa clásica.

El libro nos narra las aventuras de un capitán de barco occidental (un inglés al mando de un buque holandés para más señas) que naufraga (o casi) en las costas de Japón, y allí es recogido por los nativos junto con los restos de su tripulación y barco. Nos encontraremos pues con una situación cargada de contrastes provocada por las diferencias culturales, donde ambas culturas se miran con miedo y repulsión. Para los occidentales, los japoneses son unos monos que se visten con camisones y comen pescado crudo, mientras que para los japoneses, los occidentales son unos bárbaros que no se bañan y no saben disfrutar de la belleza de un amanecer. Unos siglos más tarde seguimos más o menos igual.

Nuetro protagonista, se verá inmerso en las intrigas palaciegas de los regentes japoneses, y en las luchas de poder entre los distintos clanes por mantener sus cuotas de poder en la pugna por el shogunato, donde Anjin-san (que significa «el señor capitán», y es el nombre por el que llamán al protagonista, ya que John Blackthorne para ellos es impronunciable) será un peón en manos de los regentes.

Shogun, la serie de TV.

Shogun, la serie de TV.

Si no fuera bastante sentirse un extraño en tierra extraña, y ver como todo el mundo te odia y/o desprecia, nuestros protagonistas sufrirán las persecuciones de los jesuitas afincados en el país, ya que son de distinta fé cristiana que ellos, llegando estos incluso a conspirar para matarlos.

Blackthorne sufrirá una gran transformación con el paso del tiempo sobre su forma de pensar de los japoneses; del miedo pasa al desprecio; del desprecio a la comprensión, de la comprensión al respeto; del respeto a la admiración; y de la admiración a la asimilación. También irá ganándose el respeto de los japoneses, primero como pieza militar clave, por sus conocimientos sobre la guerra moderna y la navegación marítima, y finalmente por su valentía y honradez.

Hay muchas historias paralelas que se entremezclan entre si, trenzando la historia alrededor de personajes interesantísimos, tanto o más que el protagonista.

En primer lugar tenemos a Toranaga, uno de los grandes señores feudales de Japón, personaje que a mi juicio es el más interesante de la novela, eclipsando en gran medida a Blackthorne. Toranaga luchará en la carrera por el dominio de Japón con el resto de los señores feudales (principalmente con el señor Ishido, su rival), demostrando siempre una gran inteligencia, astucia y una estrategia digna del propio Sun Tzu.

Otro de los grandes personajes es Mariko, una noble japonesa que servirá de intérprete a nuestro protagonista al principio de su cautiverio, y que estando casada con un samurai que la maltrata y al que no ama, irá viendo al bárbaro cada vez con mejores ojos.

También tenemos a Oni, el intrigante segundón de un señor local, cuya ambición le hará conspirar continuamente ondeando entre dos aguas, los jesuitas con sus problemas religiosos propios, una prostitua de lujo y su madame que intentan hacerse un hueco en la corte, los hijos de Toranaga siempre a la sombra de su padre, y un largo listado de personajes secundarios que enriquecen mucho la obra.

Una de las cosas que me ha llamado la atención, es que al principio de la novela muchas de las conversaciones en japonés no son traducidas al español, con lo que se consigue trasladar al lector en gran medida la desorientación de Blackthorneal no entender a sus captores. Más adelante, según el protagonista va aprendiendo el idioma, las frases en japonés son traducidas, y empiezan a ser más escasas en el texto.