RSS
Entradas
Comentarios

El asombroso viaje de Pomponio Flato, Eduardo Mendoza.

El asombroso viaje de Pomponio Flato, Eduardo Mendoza.

(ver Leyendo-Ficha Técnica)

Termino de leer este libro de Eduardo Mendoza, que si bien no es el mejor de los que he leído de este autor (para mí sin duda sería “Sin Noticias de Gurb”, que ha merecido por mi parte el honor de una relectura) es un libro bastante divertido.

Lleno de los gags característicos de este autor y en la misma línea que los anteriores, presenta una divertida caricatura del género humano, empezando por reírse del protagonista, a quien ridiculiza cariñosamente. Éste, calificándose a sí mismo de filósofo e investigador, pero realmente un poquito corto de luces, se dedica a viajar en busca de unas aguas que “ha oído” que son milagrosas pero no sabe dónde se hallan, por lo que viaja sin rumbo bebiendo todo lo que encuentra, con los efectos que esto acarrea para su salud (aquí debo decir que su nombre es bastante revelador).

Su increíble y desdichado periplo le llevará a Nazaret, donde se hallará inmerso en una complicada situación en la que tendrá, -muy a su pesar- que deshacer entuertos a la manera detectivesca y con la perspicacia que le caracteriza, es decir, gracias a la buena suerte y a la casualidad. Allí conocerá a Jesús, María y José, y algún otro personaje bíblico. Aunque no se parecen mucho a los que conocemos.

El libro se presenta como una narración de los hechos, por parte del protagonista a su amigo Fabio.

¿Novela histórica?, ¿Policíaca?, ¿Religiosa?. Divertida parodia de todas ellas.

 

También puede interesarte...

5 respuestas a “RESEÑA: El Asombroso Viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza”

  1. Cicerón dice:

    Hola Ascen.

    Me parece una reseña interesante porque precisamente ahora estoy leyendo este libro, aunque sólo llevo unas 10 páginas.

    No coincido contigo en tu opinión sobre el mejor libro de Eduardo Mendoza, para mí sin duda es La verdad sobre el caso Savolta y también (aunque en menor medida) Las aventuras del tocador de señoras. Pero para gusto los colores…

    Un abrazo.

  2. @scen dice:

    Hola Cicerón.

    No puedo discutir tu elección sobre el mejor libro de Mendoza, porque he leído muy pocos. Las aventuras del tocador de señoras me gustó mucho, pero Gurb me pareció hilarante.

    No he leído la verdad sobre el caso Savolta, pero lo haré en cuanto tenga ocasión.

    Me han recomendado también La Ciudad de los Prodigios, que compré el domingo y tengo pendiente de leer.

    Ya hablaremos.

    Gracias por tu comentario. Un abrazo

  3. korvec dice:

    Curiosamente, no sabría decirte cual es mi libro preferido de este autor, pero sin duda “Sin noticias de Gurb” (sin disgustarme) es el que me parece más flojo.

    Este espero leerlo en breve.

    Saludos.

  4. Siempre que sé de él me viene un sentimiento agridulce. Para mi constituye el paradigma de lo que pudo haber sido y no fue, o, al menos, no está siendo. No sé si es un problema de falta de exigencia y rigor, de cansancio, de falta de inspiración, o de todo un poco, pero la realidad es que no levanta cabeza.

    Tiene una novela extraordinaria, La ciudad de los prodigios y una muy buena, La verdad sobre el caso Savolta. Todo lo demás es mediocre. No pretendo ser tajante, pero estamos ante un caso de escritor de talento, del que cabe esperar mucho (pues lo ha demostrado), y que se conforma con parodias más o menos humorísticas y de preocupante falta de sustancia.

    Empleando el modo de hablar taurino, sigo esperando que “recupere el sitio” y que sus frecuentes aportaciones al absurdo debate de la “muerte de la novela” no reflejen su perspectiva sobre su propia obra.

  5. @scen dice:

    No he leído “La ciudad de los prodigios”, pero espero hacerlo en breve. Sólo deseo que con tantas expectativas como estoy creando a su alrededor, debido a las muchas recomendaciones que he escuchado sobre su lectura, no me defraude.

    En cuanto a que se conforma con parodias faltas de sustancia, no estoy de acuerdo contigo. Creo que este tipo de libros cumplen una función y es la de hacernos pasar un rato divertido “echando unas risas”. No siempre apetece leer un libro maravillosa y perfectamente escrito y de gran calidad. A veces sólo queremos entretenernos y te aseguro que eso Mendoza lo hace muy bien. Si además sabe hacer libros magistrales pues “chapó” por él.

    No obtante en cuanto termine el libro que tengo entre manos intentaré leer “La ciudad de los prodigios” y quizá entonces podamos volver a cambiar impresiones.

    Gracias por tu comentario.

    Un saludo.